2015-05-27 17:05 Real Madrid Por: Administrador

Casillas y Arbeloa no se dirigen la palabra



Sergio Marco

La relación entre Iker Casillas y Álvaro Arbeloa no ha mejorado en los últimos meses. La frialdad que la preside ha ido a más y se ignoran. Ni siquiera lo ocultan. Hace un par de años, preguntado al respecto, Arbeloa reconoció que la relación no era fluida, pero que no era nada grave y que no había nada que no se pudiera arreglar sentándose a comer las dos partes.



Pero esa comida no se ha producido. Incluso en las concentraciones no saben a dónde mirar cuando coinciden en el ascensor. Su relación es puramente profesional. Casillas no duda en entregarle el balón a Arbeloa cuando le ve bien situado, pero no es un amigo. Sólo un compañero. El divorcio entre ambos, que habían llegado a ser buenos amigos,  se inició cuando Jose Mourinho envió a Casillas al banquillo y Arbeloa decidió ponerse del lado de su entrenador. Casillas no se lo ha perdonado. Y Arbeloa no está precisamente preocupado.

Anoche, en "El Larguero" de la Cadena Ser, José Ramón de la Morena preguntó a Casillas por el tema. La respuesta no dejó lugar a la duda: “Mantenemos una relación de respeto profesional. Miramos por el bien del equipo”. Es decir, que más allá de eso, de la convivencia a la que les obliga su profesión, no existe más relación entre ellos. Casillas y Arbeloa escenifican en el vestuario la división que existe en la grada del Bernabéu entre mourinhistas y antimourinhistas.

De hecho fue una patada involuntaria de Arbeloa la que  lesionó a Casillas en una mano y dio opción a MOurinho a probar a Diego López: “¿Por qué crees que me cambia la suerte con la patada? A lo mejor es al revés, me da la posibilidad y la fortuna de poder afrontar los retos. Toda la última etapa de la era de Mourinho, la etapa en la que viene Ancelotti… Soy un poco masoca y me gusta verlo por el lado positivo"; le dijo Casillas a De la Morena, que le repreguntó: “¿No me digas que te dio suerte con Arbeloa, te hablas con él?”. Y Casilla respondió: “No, no, evidentemente no es bueno que te pegue una patada alguien y te lesione. Pero hay que intentar sacar el lado positivo de las cosas”. "Pero te hablas con él?", insistió el periodista, Respuesta: “No, nuestra relación es una relación de respeto profesiona. Hubo momentos pero al final se enquista todo, se queda ahí y nuestro respeto se ve en el campo. Lo que hemos intentado siempre es mirar por el bien del equipo dentro del campo. Y de eso, creo que la gente no se puede quejar”.




Deja tu Comentario