Según la citada información de Vanitatis, la vivienda consta de "cinco dormitorios, seis baños, un aseo, un salón de juegos, dos salones, cocina y cuarto de servicio, todo ello repartido en cuatro plantas que suman 750 metros cuadrados". 

El valor de la compra es de dos millones y medio de euros  y según Vanitatis la operación se ha realizado por expreso deseo de la periodista, que estaba prendada de la vivienda desde hace tiempo. Al margen de los 750 metros habitables, la finca tiene 800 metros más de parcela, con piscina incluida y está situada en La Blanca Paloma, dentro de la exclusiva urbanización de La Finca.



Sus anteriores propietarios, Lydia Bosch y su ex marido Alberto Martín, la pusieron a la venta hace dos años por 2.600.000 euros obligados por su tormentoso divorcio. Finalmente han conseguido "colocarla" por apenas 100.000 euros menos que su precio de salida. 

Iker Casillas y Sara Carbonero se trasladaron de Boadilla del Monte a La Finca, en donde han ocupado hasta ahora un "modesto" chalé adosado, huyendo de los paparazzi y buscando la intimidad que la seguridad de la urbanización ofrece. Ahora dan un salto cualitativo adjudicándose una de las mejores viviendas de la zona, dado que el anterior propietario fue el arquitecto que levantó las viviendas de la urbanización y se reservó para él una de las mejores. Casillas y Carbonero pagaron 1.800.000 por la vivienda que ocupan ahora y se enfrentan a una nueva operación que les saldrá por 2.500.000 euros.