2014-06-06 18:06 FC Barcelona Por: Administrador

Cesc se va del Barça por culpa de Mascherano



Joan Tubau

No se trata de ser justos o injustos con él, como denuncia Gerard Piqué, sino de actuar con el mismo egoismo que emplean los futbolistas velando por sus intereses. El FC Barcelona tiene nuevo entrenador y éste ha decidido que si el club puede sacar un dinero por Cesc Fàbregas, adelante. Lo que es seguro es que Cesc saldrá ganando en la operación y ahora de lo que se trata es de que el Barça también gane.



La decisión de prescindir de Cesc Fàbregas obedece al interés que Luis Enrique tiene por recuperar a Javier Mascherano para el centro del campo. En su obsesión por elevar el listón físico del equipo para destrozar a los rivales por la vía del músculo y del talento a la vez, Luis Enrique quiere tranquilidad en la defensa con centrales que sean centrales. No le convence el experimento que inició Guardiola con Mascherano en el centro de la defensa. Y quiere devolverle a su posición natural en el centro del campo, en donde hay exceso de virtuosismo y una carencia preocupante de fuerza física. Mascherano será el encargado la próxima temporada de aportar a esa parcela del terreno la agresividad que no ha tenido esta temporada.

Con Xavi, que perderá protagonismo, quedan Busquets, Iniesta, Sergi Roberto, Rafinha, el futuro fichaje Rakitic y Mascherano. De todos ellos, el más físico es Mascherano, que tiene la titularidad prácticamente asegurada ya que Luis Enrique piensa que buena parte de culpa en los males del Barça de la última temporada radican en un centro del campo sin agresividad que no mordió a los rivales. El tema quedará resuelto con Mascherano, que compartirá con Busquets e Iniesta titularidad, mientras Rakitic, Rafinha y Sergi Roberto, así como Xavi, entrarán en las rotaciones. La idea de Luis Enrique es que jueguen todos, pero apostando fuerte por Mascherano y Sergi Roberto, que sería su suplente, en la intención de aportarle al equipo más consistencia física.

La nueva ubicación de Mascherano, y no otra cosa, ha llevado a Cesc Fàbregas a convertirse en transferible. Que no vea fantasmas Piqué. Nadie es eterno en el Barça. Todos pasan. Incluidos sus amigos del alma. Y es que esto no es un cortijo privado de cuatro.




Deja tu Comentario