2012-04-18 08:04 FC Barcelona Por: Administrador

Chelsea, rival mágico para el Barça



Los primeros enfrentamientos entre ambos equipos datan de los años sesenta. Chelsea y Barcelona se enfrentaron en las semifinales de la extinta Copa de Ferias en 1966 y Fusté y Rifé llevaron a la entidad catalana hacia la conquista de su tercera corona. De esta manera, los azulgranas desempataban en el palmarés con el Valencia situándose como el club con más Copas de Ferias.

Primera toma de contacto

Pero el Barça se agrandó paulatinamente en Europa y pasó a vislumbrar en la máxima categoría continental. El siguiente duelo entre londinenses y barceloneses se produjo en la campaña 1999/2000, precisamente con los actuales entrenadores Roberto Di Matteo y Pep Guardiola en el terreno de juego.

El conjunto de Louis van Gaal sucumbió en suelo británico y perdió por 3-1, aunque el gol del odiado Figo dio ciertas esperanzas de remontada. Y así fue. En el encuentro de vuelta de los cuartos de final de la Champions, los azulgrana sometieron al Chelsea en un choque memorable. Los goles de Dani, Figo, Kluivert y Rivaldo, éste último por partida doble, permitieron doblegar al Chelsea en la prórroga y vencer por 5-1. El Barça, sin embargo, cayó en las semifinales ante el Valencia de Benítez.

Emoción, teatro e intensidad

Esa eliminatoria tan solo fue un pequeño aperitivo de los intensos duelos que disputarían Chelsea y FC Barcelona, un 'Clásico' europeo de la última década. El primer enfrentamiento directo tuvo lugar a finales de febrero y principios de marzo de 2005. Un Barça en auge liderado por Ronaldinho y Deco visitaba a José Mourinho en Stamford Bridge tras ganar el encuentro de ida en el Camp Nou. El gol de la gallina Maxi López ponía el 2-1 en el Camp Nou y hacía partir con ventaja a los de Frank Rijkaard en los octavos de final.

Sin embargo, el destino fue cruel en Londres. Ronaldinho anotó uno de los goles más bellos de su 'desaparecida' carrera deportiva, bailando desde la frontal del área y colocando el balón lejos del alcance del guardameta. Con 3-2 en el luminoso, resultado que clasificaba a los azulgrana, el colegiado Pierluigi Collina dio por bueno un polémico cabezazo de John Terry precedido de una falta de Carvalho sobre Víctor Valdés. El árbitro pudo rectificar viendo la repetición en los videomarcadores del estadio, pero finalmente el gol fue concedido a quince minutos del final.

Puro teatro

Así pues, la primera batalla sería para 'The Special One', apeando a un ilusionado Barça que anhelaba la conquista de su segunda corona europea. La revancha, no obstante, llegaría al curso siguiente. Los de Frank Rijkaard asaltaron el feudo inglés tras remontar un gol en propia puerta de Motta. Eto'o y Terry, también con un autogol, pusieron la eliminatoria a favor de los azulgrana.

Además, ese 21 de febrero de 2006 es conocido por la famosa y lamentable rueda de prensa de José Mourinho, una comparecencia ante los medios en la que dio su versión de lo sucedido: puro teatro culé. Y es que Del Horno acosó a Messi durante todo el encuentro hasta que vio la merecida cartulina roja. El 1-2 cosechado en Stamford Bridge sería la última victoria azulgrana ante el Chelsea.

Felicidad comedida: cinco partidos, ninguna victoria

En la vuelta, un gol de Ronaldinho sentenció los octavos de final, pero Frank Lampard igualó el marcador en los últimos instantes. Ese año el Barça finalmente conquistó en París la segunda Champions de su Historia venciendo en la final al Arsenal de Henry y Cesc.

El destino, caprichoso, quiso juntar de nuevo a ambas escuadras en la fase de grupos de la siguiente temporada. Drogba marcaría un solitario gol en Stamford Bridge que daría los tres puntos a los 'blues', mientras que el partido del Camp Nou tampoco pudo saldarse con victoria para los catalanes, ya que el resultado final fue de 2-2. El Barça finalizó la liguilla como segundo clasificado, mientras que el Chelsea acabó como primero de grupo.

Anestesiados por Iniesta

Tras dos empates y una derrota, llegaría la eliminatoria clave en 2009. Con el empate a cero en el estadio azulgrana, gracias en parte a la labor de Víctor Valdés ante el marfileño Didier Drogba, se decidirían las semifinales en Stamford Bridge. Era la primera temporada de Pep Guardiola al frente del cuadro culé y el Barça viajaba a Londres cuatro días después del histórico 2-6 en el Santiago Bernabéu.

El centrocampista Essien anotó un auténtico golazo en el primer tiempo que decantaría la balanza a favor de los británicos. Pese a todo, el fútbol hizo justicia y Andrés Iniesta, con un portentoso disparo desde la frontal, instauró la locura en el barcelonismo. Un fusil en el tiempo de descuento daba la clasificación para la final de Roma 2009, lugar en el que se lograría la tercera Champions en la historia del Club y se empezaría a escribir un ciclo inacabable. Este Barça es de leyenda.

Deja tu Comentario