2017-03-14 12:03 FC Barcelona Por: Administrador

El Chiringuito supera los límites de la tolerancia en su fobia antiBarça



Fede Peris "Imperdible" califica la cuenta de twitter de El Chiringuito el "momentazo" del programa de anoche en el que Eduardo Inda entregaba a Cristóbal Soria "en exclusiva", como siempre, la camiseta que lucirá el Barça la temporada que viene. La broma tiene tanta gracia como la credibilidad de las informaciones, "en exclusiva",  que ofrece en citado colaborador en ese programa, tan próximas a la realidad como que el Barça lucirá esa camiseta que él propone por libre. Tan próximas a la realidad como las que soltaba el inclito François Gallardo tiempo atrás. La camiseta en cuestión es mitad Barça mitad árbitro de la FIFA. Hasta aquí ha llegado El Chiringuito en su palcoperiodismo madridista y antibarcelonista. En el Real Madrid este tipo de actuaciones se resuelven de otra manera. Pero con el Barça todo vale. Incluso lanzar infundios de doping que se volvieron contra del difamador ante el juez. El Chiringuito es el programa en el que años atrás se mostró "en rigurosa exclusiva", y ante la satisfacción general de todos los allí presentes, empezando por su presentador y director Josep Pedrerol, la polémica pancarta gigante que estuvo meses colgada en la grada del Bernabéu, con la bendición de la jefatura, en la que se hacía apología de la violencia: "Mou, tu dedo nos señala el camino". Se refería al dedo agresor que el maleducado técnico portugués metió en el ojo de Tito Vilanova. Allí estaba feliz y contento Pedrerol haciendo publicidad de la pancarta en "primicia informativa". Se sorprenden de que una emisora culé, que emite en catalán y para Cataluña, se alegre de las derrotas del Madrid y se entristezca con los éxitos blancos. En El Chiringuito tienen suerte. Aunque el Barça gane, siempre tienen motivos de diversión.  Su extraordinario guión da mucho juego, Y la prueba es que coincidiendo con el mejor Barça de su historia y de la historia del fútbol, siempre han tenido argumentos para ensuciar sus gestas. Y en eso siguen.

Deja tu Comentario