2016-04-02 16:04 Real Madrid Por: Administrador

El clásico de la clase política: con quién van los políticos



La clase política estará dividida en el clásico de esta noche. Entre los hombres que rigen los destinos de la España política existen grandes forofos del Real Madrid y del FC Barcelona. El Rey Felipe es del Atlético y los jefes de gobierno anteriores José María Aznar (Real Madrid) y José Luis Rodríguez Zapatero (Barcelona) mantuvieron sus discrepancias políticas también en el terreno futbolístico.

Mariano Rajoy, presidente en funciones, no sólo siente debilidad por el Real Madrid, sino que ejerce de madridista siempre que puede. Precisamente por eso no se ha atrevido a acudir hoy a Barcelona a presenciar el clásico en directo. La bronca de su entorno habría estado asegurada.

Albert Rivera, culé declarado

Pedro Sánchez, el líder del PSOE y de la oposición, al que le tira más el baloncesto, es del Atlético. Y hoy tendrá un gran dilema. ¿Con quién ir? Si gana el Real Madrid, su Atlético estará más cerca de la cabeza. Si pierde el Real Madrid, la segunda plaza estará prácticamente asegurada.



Albert Rivera, el líder de Ciudadanos es culé hasta los tuétanos. Del cuarto grande, Pablo Iglesias, se sabe que es del Rayo Vallecano y del Numancia y siempre ha tenido la preocupación de no marcarse ni por el Real Madrid ni por el Barcelona. Juan Ignacio Wert, que fue ministro de educación con el PP recientemente, es un forofo confeso del Madrid. Y lo mismo Juan Manuel García-Margallo, actual ministro de asuntos exteriores.

Entre los políticos de Convergencia aún es recordado el desliz de Xavier Trias, anterior alcalde de Barcelona, cuando dijo que “tener un yerno del Espanyol o del Madrid sería una desgracia”. Javier Espinar, senador de Podemos, también ejerce de madridista. Como las mujeres más ilustres en política de los últimos años, entre ellas Ana Botella, Esperanza Aguirr o Cristina Cifuentes.

Entre la clase política catalana prácticamente todos son del Barça, quizá por "imperativo legal". Desde Artur Mas a Puigdemont. A las alcaldesas de Madrid y Barcelona, en cambio, les importa muy poco o nada el fútbol. Ni Manuela Carmena ni Ada Colau se han manifestado en tal sentido.



 


Deja tu Comentario