2015-01-07 22:01 Real Madrid Por: Administrador

Clos Gómez convierte un forcejeo en una derrota madridista (2-0)



Sergio Marco

El Real Madrid no pudo superar al Atlético de Madrid del Cholo Simeone que le derrotó gracias a un dudoso penalti señalado por el colegiado Clos Gómez y que hundió a un conjunto madridista que no pudo darle la vuelta al duro golpe del 1-0 y acabó complicándose la clasificación cuando el central uruguayo Giménez anotó un gran gol a falta de un cuarto de hora.



Carlo Ancelotti presentó un equipo con olor a reserva en el Vicente Calderón, Cristiano Ronaldo en el banquillo y Pepe en la grada, y el Atlético de Madrid hizo algo similar, con muchos suplentes, no parecía que ninguno de los dos temiera mucho perder este partido, aunque sí temían perderlo por bastantes goles como se pudo ver en el primer tiempo.

En los primeros cuarenta y cinco minutos solo propuso el equipo blanco y guardó la ropa como pudo para las contras atléticas. El conjunto blanco tardó un minuto en reeditar el gol de Sergio Ramos en la final de la Champions League, pero esta vez el meta Oblak no quiso que el balón entrara y demostró sus buenos reflejos.

Diez minutos más tarde Bale conseguía batir al meta colchonero, sin embargo, el colegiado lo anuló por fuera de juego. De esa jugada se quiso aprovechar el equipo de Simeone que a la contra, mientras los blancos protestaban, intentó marcar por medio de Antoine Griezmann pero el balón se fue ajustado al poste.



La primera parte blanca no dio mucho más de sí que un disparo lejano de Benzema, se echaba en falta la actuación de Cristiano Ronaldo pese a los contínuos intentos de un desacertado Gareth Bale.

De hecho, el galés fue el primero en avisar en el segundo tiempo al rematar dentro del área con pierna derecha un gran balón colgado de Marcelo pero se fue desviado por muy poco. El conjunto blanco salió mucho mejor y hubo avalancha de saques de esquina hasta que llegó la jugada que decidió el encuentro.

Clos Gómez en el minuto 55 señaló la pena máxima en un forcejeo entre Raúl García y Sergio Ramos que acabó con los dos en el suelo. El navarro no falló y abrió la lata ajustando muchísimo el lanzamiento, a partir de ahí el partido fue otro. Simeone puso a Koke por Fernando Torres, quien acabaría al fin rompiendo su racha de no ganar nunca al Real Madrid con la camiseta rojiblanca, y el Atlético dejó al Real Madrid a la expectativa de que fuera el recién incorporado Cristiano Ronaldo el que hiciera algo para mover el marcador.

A quince minutos para el final del encuentro el central uruguayo Giménez marcó un golazo de cabeza y acabó con la intentona blanca. Los de Ancelotti no tuvieron su noche y se marcharon del Vicente Calderón con dos goles en contra, sin embargo, como se vio el año pasado, eso no ser suficiente para que el Atlético pase, el Santiago Bernabéu marcará la sentencia.

 



Deja tu Comentario