2017-05-12 12:05 FC Barcelona Por: Administrador

Clos Gómez, en la final de Copa: una broma de mal gusto



Fede Peris El Comité Técnico de Árbitros presidido por Victoriano Sánchez Arminio, el mismo que persigue y reclama sanciones para Gerard Piqué mientras permite la violencia en los terrenos de juego y no expediente a los árbitros que no saben hacer su trabajo, ha decidido la identidad del árbitro que pitará la final de Copa del Rey que enfrentará al FC Barcelona con el Alavés el próximo 27 de mayo en el estadio Calderón. El árbitro designado es Carlos Clos Gómez, una broma de mal gusto. Da la casualidad de que Clos Gómez pitó en la jornada 22 el partido de Liga que enfrentó a ambos equipos en Mendizorroza y que concluyó con un inapelable 0-6 a favor del Barcelona. La broma de mal gusto es porque a pocos minutos del final del partido, y ya con el resultado de 0-6 en el marcador, Theo Hernández, jugador del Atlético cedido al Alavés y recientemente comprado por el Real Madrid, se lanzó a por Aleix Vidal y le embistió sin venir a cuento de forma salvaje llevándoselo por delante y enviándole al hospital. Aleix Vidal fue ingresado y operado inmediatamente de las fracturas que le ocasionó el flamante fichaje del Real Madrid. Pero eso puede entenderse como un lance del juego. Mala suerte, cosas que pueden pasar. Lo inadmisible es que Clos Gómez, el árbitro que pitará la final de Copa, no señaló ni falta en esa acción. Por tanto, no figuró en el acta, ni el Comité de Competición se dignó a actuar de oficio, como cuando se le presenta la oportunidad de perjudicar al Barça. Clos Gómez se equivocó gravemente contra el Barça y contra el fútbol permitiendo la violencia indiscriminada y con resultados evidentes. El Comité de Árbitros no sólo no llamó la atención al colegiado por hacerlo mal, ni le envió a la nevera, como exige la prensa de Madrid a los árbitros que no perjudican al Barça, sino que ahora recibe como premio a su ineptitud la final de Copa del Rey. Tenemos los árbitros que nos merecemos. Muy preocupados por analizar si es delictivo lo que dice Piqué y luego no se enteran de las fracturas de piernas que se van produciendo en los campos de fútbol ante su miopía galopante. Y menos que se enterarán si van recibiendo premios por su ineptitud.  

Deja tu Comentario