2012-05-06 12:05 FC Barcelona Por: Administrador

Colofón arbitral grotesco en la Liga de la Vergüenza



A buenas horas mangas verdes. Se tiran los árbitros 515 días sin ver una falta sobre Messi dentro del área y ha faltado que el Real Madrid se proclame campeón matemáticamente para que los colegiados vean penalti sobre el Barcelona cuando a un defensa le da por soplar a las golondrinas.

El Barça no quieren que le roben los árbitros ni que le regalen nada, como al Real Madrid ayer en Granada... para no perder la costumbre. De la misma manera que Messi puede ser el pichichi de la Liga y el Bota de Oro europeo sin necesidad de recurrir al favor de los penaltis, el Barcelona también podría ser campeón si los árbitros hubieran cumplido con su obligación siempre. Los dos penaltis pitados hoy a favor del Barcelona son una vergüenza. Tanto como el no señalado al Espanyol. El barcelonismo no quiere compensaciones para las injusticias que ha sufrido a lo largo de la temporada. Sólo quiere justicia. Que las manos sean voluntarias siempre o involuntarias siempre. No puede ser que cuando es un madridista quien toca el balón dentro del área sea involuntariamente y cuando lo toca un rival o un jugador del Barcelona sea penaltii claro. No puede ser que las agresiones queden impunes, que los árbitros sólo se molesten por las quejas pronunciadas con la boca pequeña desde el Barça y miren hacia otro lado cuando desde el banquillo del Bernabéu se les manda a la mierda o les llaman "sinvergüenzas" en un parking. No puede ser que el comité de competición decida actuar de oficio ante cualquier bobada del Barcelona y haga la vista gorda a la incitación a la violencia que hacen desde Madrid su entrenador y alguno de sus jugadores.



Lo de Teixeira Vitienes intentando compensar antiguas fechorías propias y de sus compañeros ha resultado esperpéntico. El Barça ha sido mejor que el Espanyol, ha jugado mejor, ha creado más ocasiones y ha marcado más goles. Pero ni el Barça quiere ganar 4-0 si merece ganar por 2-1, ni Messi necesita que se inventen penaltis para ganar una Bota de Oro que hace tiempo que es suya. Es posible que en otros lugares se reciba con agradecimiento el trato de favor arbitral. En el Barça no. Aquí no queremos que nos den lo que antes nos han quitado. Basta con que no nos quiten nada ni se lo regalen a otros.


Deja tu Comentario