2015-01-05 19:01 FC Barcelona Por: Administrador

¿Cómo arreglamos todo esto?



Alberto García

¡Qué compleja es la situación azulgrana!



No sabría deciros cuando comenzó el derrumbe del imperio creado por Joan Laporta y Pep Guardiola pero parece que no hay un fin. Obviamente, cuanto más alto se llega más dura es la caída pero hace ya bastante tiempo que el Barça está bajo tierra, sobre todo en lo institucional.

La llegada de Sandro Rosell posiblemente sea el momento donde la caída se precipitó, el expresidente quiso hacer su Barça a partir de destrozar el creado por su examigo Laporta. Comenzó con cargarse a Johan Cruyff, quien no es santo de mi devoción pero tenerlo a favor es un elemento que ayuda a la estabilidad, luego comenzaron la caza de brujas hacia las cuentas hechas por la Junta de Laporta, lo que no me parece del todo mal que se hiciera si había constancia de que los números no cuadraban y luego comenzaron a llegar los gestos, y ahí se comenzó a destrozar todo.

Primero  y aunque Guardiola no lo reconozca nunca, no consiguieron ofrecerle un proyecto que motivase-inspirase a esa cabeza pensante que ya sabía que futbolísticamente había que dar una vuelta de tuerca, y sin Guardiola esto nunca volvió a ser lo mismo. Tito-Abidal fueron dos golpes muy duros, muy mal gestionados ambos.



Personas aparte, mandamos a Unicef a tomar por…la espalda. A esa parte de la camiseta mandamos algo que nos hacía diferentes. Todo por tener el mayor contrato posible con una marca en la que nadie confiaba-creía.

Luego llegó el caso Neymar y la caída de Sandro Rosell. Salieron a la luz hechos que acababan con el més que un club y nos convertían en otra cosa diferente, mucho peor. Y con Bartomeu las cosas no mejoraron.

La estructura del fútbol base fue cayendo, fueron saliendo personas que habían construido el transatlántico y lo dejaron en manos de gente que apenas sabía remar con una barca y los desastres se repitieron uno tras otro. Se fichó sin sentido, algunos con un olor extraño, que dejaban a la sensación que el dinero de los traspasos iba a otra parte, y hablo de Douglas. Lo de Vermaelen solo fue una demostración que las decisiones de quien hoy fue fuera eran mediocres, los informes médicos estaban ahí desde el principio.

El caso FIFA acabó de hundir todo, Zubizarreta el primero y al club después. Curioso, si contamos que el Barça es un club supuestamente de cantera. Hay miedo a confiar en ellos, se sabe que no se han hecho las cosas bien y por ello la situación es tan horrible.

En cuanto a lo futbolístico, todavía no estoy descontento del todo, hay cosas de Luis Enrique que no entiendo –como todos-, aunque entiendo que tiene una plantilla descompensada, con muy pocos jugadores en su momento álgido de su carrera y con ciertas posiciones con un notable déficit de calidad. Con todo esto creo que falta un estilo, el del ADN Barça puede que no sirva para esta plantilla, y los intentos de crear algo por parte del asturiano tengo la sensación que él mismo se ha puesto palos en las ruedas en ocasiones, el partido ante el Real Madrid como ejemplo más claro.

Y ahora nos queda un club con un presidente legítimo pero que debería haber pasado por las urnas si hubiese tenido un poco de dignidad, una dirección deportiva inexistente,  un cuerpo técnico en entredicho por la afición aunque esto se soluciona con victorias y una plantilla que debe además de ser futbolista hacer un máster en paciencia para soportar una situación institucional horrorosa, el contexto no ayuda en nada. En un pasado la tecla fue Ronaldinho o Guardiola, ahora hay herramientas para que esto pueda suceder pero como casi siempre dependen de que la pelota entre o no. 


Deja tu Comentario