2012-08-30 02:08 FC Barcelona Por: Administrador

Como era previsible, el árbitro jugó con el Real Madrid



El Barça acabó con diez y el Madrid debió acabar con nueve. Pero ahí estaba Mateu Lahoz, para hacer feliz a su amigo Mourinho.

A los dos minutos le perdona la tarjeta a Pepe por su primer aviso a lo bestia a Messi. En el minuto 3 no quiso ver un penalty de Pepe a Alexis Sánchez empujándole en el área cuando el chileno se disponía a rematar. En el minuto 8 Xabi Alonso pisa a Xavi en la mano (debe ser una táctica en el Real Madrid) y Mateu Lahoz no se da por enterado a pesar de transcurrir la acción delante de sus narices. Mateu Lahoz, el que deja jugar, le enseña la tarjeta amarilla a Mascherano en el minuto 13 por una obstrucción exenta absolutamente de violencia. Poco después Arbeloa se lleva un balón con la mano y prefiere ignorarlo. Después, por la misma acción vería Piqué la amarilla. Finalmente en el minuto 19 Pepe ve la tarjeta, a lo que el portugués responde con su repertorio de protestas incluido un aparatoso revolcón por el suelo. Por menos que eso a Tito Vilanova le han castigado con dos partidos. Poco después anula un gol a Pepe que viene precedido de dos empujones salvajes del personaje, Mateu Lahoz no tiene más remedio que anularlo, pero consiente todas las protestas del ·"deportivo" central madridista. Poco después Pepe entra en falta a Messi y se vuelve a revolcar sobre el suelo haciendo teatro ante la pasividad del colegiado. En la expulsión de Adriano no tuvo dudas. Vio la jugada con más claridad que las protagonizadas por los defensas blancos. Eso sí, Mourinho sale del banquillo como un poseso exigiendo la expulsión de Adriano. Lo dicho, por mucho menos le pusieron dos partidos a Tito Vilanova.



En el minuto 31 Arbeloa agarra a Messi por el cuello, lo placa y lo derriba delante del árbitro. Poca cosa, tarjeta amarilla y a otra cosa mariposa, que esto es un deporte de hombres y se les debe dejar hacer, sobre todo si visten de blanco. En la segunda parte Cristiano Ronaldo le pega un viaje a Pedro y el árbitro ni se entera. Hasta el propio Cristiano fue a interesarse por el jugador al que había derribado.

En el minuto 60 Di María agarra por el cuello a Mascherano y no pasa nada. Las tarjetas sólo existen si el receptor de las mismas  es Mascherano. Finalmente Xabi Alonso placa ante Mateu a Messi y éste deja seguir el juego. tres minutos después repitió la acción y vio la amarilla. Si le hubiera enseñado la primera cuando debía, Xabi Alonso hubiera tenido que ser expulsado. Pero aún así, con la amarilla a cuestas, a Xabi Alonso no le tembló el pulso para agredir zarandeando a Tello a cuatro minutos del final. Quizá era la consigna, buscar la expulsión para así tener luego motivo para quejarse.

Calamitoso arbitraje. El Barça perdió por sus errores defensivos, lo que no quita que la labor del juez fuera de vergüenza. Como estaba previsto, ¿para qué nos vamos a engañar?




Deja tu Comentario