2013-11-30 15:11 FC Barcelona Por: Administrador

Con la mirada puesta en Reus y Reina



Mientras el entorno se enreda debatiendo las repercusiones de la derrota en Amsterdam, el Barça trabaja con sigilo en el proyecto 2014-15. La dirección deportiva y su red de espías mantienen una agitada actividad que les lleva a seguir en directo jugadores potencialmente factibles de ser contratados.

Dos fueron los partidos que esta vez centraron la atención azulgrana. El Porto-Austria de Viena en el estadio Do Dragao y el Borussia Dortmund-Nápoles en el Signal Iduna Park. Los portugues realizaron un pobre encuentro en el que nadie sobresalió y que pocas conclusiones deparó. Del choque entre alemanes e italianos, Reina y Reus destacaron, aunque no fueron los únicos objetivos. El portero realizando excelentes intervenciones y el delantero actuando como un afilado estilete ofensivo.



Reina no necesita ya de un seguimiento especial. Es más un asunto rutinario que necesario. Por su experiencia y conocimiento del club, el Barça le ve como un relevo ideal para Vïctor Valdés. Al igual que Ter Stegen, del Borussia Mönchengladbach. En Alemania perdió pero protagonizó una actuación espléndida con paradas de mérito. El caso de Reus es diferente. La cumbre técnica entre el presidente Rosell y el técnico Tata Martino puso en evidencia la urgencia de reforzar la defensa y el centro del campo. La delantera es hoy poco relevante, pero eso no descarta tener controlados a delanteros polivalentes y muy técnicos que puedan cubrir hipotéticas bajas como las de Pedro o el mismo Cesc, por poner dos ejemplos de jugadores cotizados y que podrían recibir ofertas. Reus gusta a los técnicos por su profundidad, juventud y carácter ofensivo.

Sin embargo, es una opción cara. Hans-Joachim Watzke, director general del Borussia, explicó hace días que Reus es el único jugador de la plantilla con una cláusula de rescisión. La cantidad rondaría los 35 millones de euros. Tres equipos ingleses, Manchester City, Manchester United y Arsenal estarían dispuestos a pujar por su contratación e incluso incrementar la cifra. Su capacidad económica imposibilitaría al Barça lanzar su ofensiva.

El jugador, mientras, se mantiene al margen y apuesta por su continuidad en la Bundesliga y en su actual club. "Yo vivo en el momento presente, y por lo tanto me siento muy feliz de ser jugador del Borussia Dortmund. Tengo contrato con el club hasta junio de 2017. Todo lo que diga es inútil en mi opinión", subrayó.



El Barça va tomando nota de futuribles pero no deja de ser sintomático que estén ahora intensificando la búsqueda. En las oficinas están ampliando la documentación que presentarán al técnico azulgrana en la próxima reunión del mes de febrero y en la que también participará la cúpula directiva con Rosell al frente.


Deja tu Comentario