2012-08-29 16:08 Real Madrid Por: Administrador

Con Mateu el teatro culé tiene un problema



Y es que ya es de sobra conocida la capacidad blaugrana para aprovecharse de todo lo que rodea a un partido de fútbol, especialmente si se trata de un Real Madrid-Barça, con la tensión que todo ello conlleva. Ya en el partido de ida el madridismo tuvo que sufrir de nuevo las artimañas de futbolistas expertos en "sacar" tarjetas por nada a los rivales, como Busquets o Pedro. Hoy eso les resultará más complicado.

Mateu Lahoz es principalmente conocido porque deja jugar. Intenta hacer que el partido no se pare si no es estrictamente necesario, acercándose a la manera de arbitrar de Inglaterra, país modelo en cuanto al arbitraje en todo el mundo. De esta forma, la enorme cantidad de "faltitas" que el resto de trencillas españoles suelen pitar cada domingo y que cabrean a las aficiones, desaparece bajo su mando. Algo que favorece al fútbol y al espectáculo.



Eso es algo que no gusta nada y que se teme en la ciudad Condal, acostumbrados como están al trato de favor y al mimo continuo por parte los colegiados. Saben que esta noche no podrán contar con que cada vez que uno de sus hombres caiga al suelo por un soplido habrá una falta a su favor. 

La caverna culé ha alimentado el derrotismo y el ponerse la venda antes de sufrir la herida lanzando mensajes negativos sobre Mateu todos estos días, llamándole "el amigo de Mourinho", colocándole como un árbitro que en vez de dejar jugar permite la violencia. Parece mentira que con la capacidad futbolística que tiene su equipo tengan tanto miedo a un hombre que todavía no ha comenzado a tocar el silbato. Se dice que el punto débil de Mateu son las áreas (le cuesta pitar penaltis) y las tarjetas, pero es preferible eso a convertir el Clásico de esta noche en un nuevo "show" de cartulinas y protestas e interrupciones sin sentido. Desde aquí esperamos que sea lo más justo posible.


Deja tu Comentario