2011-05-07 15:05 Real Madrid Por: Administrador

"Con su teatro el Barça ha prosperado usando a los árbitros"



El prestigioso diario The Wall Street Journal se ha unido a la verdad y ha dejado en evidencia el entramado culé en España y en Europa. A raíz de la eliminación del Real Madrid de la Champions League perjudicado por los árbitros ante el Barça, el citado medio ha publicado un extenso artículo criticando los malos modos culés. 'The World's Greatest Whiners' ("Los mayores quejicas del mundo"), se titula la nota, mientras que su subtítulo es más contundente, si cabe: "Con toda su teatralidad, el Barça ha prosperado usando a los árbitros".

Los autores del artículo, Jonathan Clegg y Mathew Futterman, explican detalladamente que los jugadores del Barcelona tenían un plan para influir negativamente en el árbitro para que perjudicase al Real Madrid, y lo ejemplifican con el teatro de Alves en la acción que supuso la roja a Pepe, con la actuación de Pedro ante Arbeloa y con la de Busquets ante Marcelo. "Este 'crescendo' de quejas parece una campaña calculada para obtener mejores faltas o conseguir que futbolistas del equipo rival sean expulsados. Algunos observadores dirán que eso llega convenientemente cuando el poderoso ataque azulgrana ha bajado su rendimiento y el equipo poco a poco depende más de los goles a balón parado".



"Es un superclub que ha hecho quizás un daño irreparable y duradero a su reputación. El problema recae en el comportamiento de sus jugadores, que tiene tres categorías distintas: 1) Lloros, quejidos y pataletas que uno podría esperar de un niño pequeño. 2) Continuas apelaciones a un Dios justo para evitar la persecución de árbitros infieles y 3) Una tendencia a reaccionar ante cualquier impacto con otro jugador retorciéndose de dolor, como si fuesen Desdémona en su lecho de muerte en el 'Otello' de Verdi".

 

Los ojos del mundo



The Wall Street Journal sigue con su crítica a las maneras de los azulgranas en cuanto a que los árbitros son más permisivos con ellos que con los demás. Por ejemplo, en el último Clásico el Madrid cometió 31 faltas y el Barcelona 10 (algo que solo vio el árbitro). "Sorprende lo bien que este arranque de histrionismo está funcionando. El Barça ha cometido en esta Champions 11,4 faltas de media por partido (137 en total), mientras que ha recibido 195, el récord del torneo, 16,2 de media. En otras palabras, hay una diferencia de más de cuatro faltas... Además, el Barça ha visto sólo 13 amarillas, por 32 del Real Madrid. El Manchester United tiene una tarjeta menos, 12, pero, significativamente, le han pitado 19 faltas más en contra que al Barça".

"Es fácil apuntar que fingir, tirarse y presionar al árbitro ha sido parte integral de la cultura del fútbol pero el Barça puede ser el primer equipo en emplear esta estrategia para poder ganar una Copa de Europa", acusa el diario.


Deja tu Comentario