2015-06-08 22:06 FC Barcelona Por: Administrador

¡CONFIRMADO! Luis Enrique seguirá la próxima temporada



Joan Tubau

Luis Enrique se va de vacaciones sin anunciar qué hará en el futuro. Y no lo hace porque no hay nada que decir. Firmó por dos temporadas con el Barcelona y, por tanto, le resta un año que cumplir. Además, nada ha ocurrido que le empuje a la renuncia. Algo que, en caso de producirse exigiría una indemnización de su parte por incumplimiento de contrato.



Pero Luis Enrique es un proifesional de palabra y va a cumplir lo que firmó. Si no ha ampliado su contrato con el Barcelona por más años -lo ha dicho públicamente Bartomeu- es porque hay elecciones por medio y no conviene tomar decisiones que puedan hipotecar a un posible nuevo presidente. Luis Enrique ha huido del protagonismo en los últimos días gloriosos. Como durante toda la temporada. Ha concedido las ruedas de prensa pre y post partido a desgana porque le obligan a hacerlo, pero es la faceta que menos le gusta de su cargo. Por eso no se ha prestado jamás a entrar en polémicas. Ni sobre Messi, ni sobre Neymar, ni sobre Bartomeu. Su hermetismo ha servido para engordar especulaciones y leyendas urbanas acerca de su incomodidad dentro del club. Y lo ha asumido, pero sin entrar nunca en el juego.

Nada más lejos de la realidad. Luis Enrique es feliz, muy feliz en el Barça. Está en "su" club, vive en casa, en la tierra de su mujer y en la que nacieron sus hijos. Es culé hasta la médula y se siente querido por los suyos. Los aficionados corean su nombre, la directiva está enamorada de él. Los jugadores le adoran. El proyecto es inmejorable, cuenta con los jugadores más cotizados del mundo. Y los resultados en su primer año le han dado un espaldarazo de oro a su carrera como entrenador.

¿Qué más puede pedir? Ya lo dijo un día: "Estar en el Barça es como estar en Disneylandia". Luis Enrique es un hombre de carácter y ha tenido choques a lo largo de su primer año. Con Messi, con Neymar y con más jugadores, aunque no haya trascendido. También los ha tenido con el presidente Bartomeu, fundamentalmente por el cese de Zubizarreta, que finalmente entendió después de recibir las oportunas explicaciones. Pero no ha habido nunca un problema insalvable, nada que no haya podido ser reconducido. El tema más peliagudo fue su enfrentamiento con Leo Messi. Luis Enrique ha demostrado tener cintura y mano izquierda para retomar la relación y conseguir volver a hacer suyo a Messi. Sin autogestión de los jugadores e imponiendo sus ideas.



Luis Enrique no se va del Barça porque es feliz y porque en ningún lado estará mejor que en casa. Y no cree necesario anunciar que se queda. Está obligado a quedarse porque se comprometió por dos años. Y se va de vacaciones después de charlar sobre el futuro durante 15 minutos con el último fichaje, Aleix Vidal. No lo hubiera hecho si no siguiera la próxima temporada. Luis Enrique no se ha despedido de sus jugadores, se han citado para el día de la presentación del mes que viene. Ese día, seguro, estraá Paul Pogba entre los nuevos jugadores que pasarán las pruebas médicas, tal y como ha pedido él a Bartomeu.  Ese día Luis Enrique iniciará el camino del sextete. Con ese reto se ha ido de vacaciones. Se ha ido para volver. Lo normal.


Deja tu Comentario