2015-04-25 18:04 FC Barcelona Por: Administrador

Cornellà deja pequeño el nivel de grosería del Bernabéu



Fede Peris

Cuando el Espanyol visita el Camp Nou se le recibe como a un rival cualquiera. En los últimos años el rival local muestra tan poca oposición que no da ya para poner en aprietos al Barça. Por eso las visitas del Espanyol al Camp Nou se saldan con la indiferencia absoluta de la afición barcelonista, que no encuentra motivos para ejercer la rivalidad.



En Cornellà, en cambio, la superioridad aplastante del Barcelona la llevan muy mal. Es el campo en donde el Barça escucha más insultos. Más incluso que en el Bernabéu. Lo de hoy ha sido apoteósico, una lección magistral de mala educación y grosería. "Puta Barça", "Ser del Barça es ser un subnormal", "Písalo", a Messi... Cánticos coreados por miles de gargantas que daban la sensación de haber sido ensayados.

Teniendo en cuenta lo fino que hila la Liga de Fútbol Profesional con sus denuncias a la Comisión Antiviolencia por el comportamiento de los aficionados en todos los estadios, es de esperar que al Espanyol se le caiga el pelo. Desde la muerte del aficionado del Deportivo de La Coruña ha pasado ya toda una vuelta liguera y en ese tiempo la LFP había conseguido apaciguar los ánimos en las gradas con sus medidas disuasorias. Pero hoy en Cornellà hemos vuelto al pasado. Esperamos con impaciencia una sanción ejemplar para el Espanyol. Si el Barça fue castigado porque una docena de aficionados llamaron borracho a Cristiano Ronaldo, al Espanyol se le tiene que caer el pelo por lo que se ha oído procedente de las garagantas de miles de aficionados.

 




Deja tu Comentario