2012-06-15 12:06 FC Barcelona Por: Administrador

CR7: Balón de Oro al mejor showman



Lo pasa mal, la gente lo sabe y los que no soportan su chulería y prepotencia aprovechan la más mínima ocasión, sea donde sea, para recordarle el nombre del número uno, Leo Messi, con la seguridad de que eso le sacará de sus casillas. Ha sucedido en los campos de España, en Chipre, en Bosnia, en Polonia y hasta en Portugal.

Ayer respondió a los que corearon el nombre de Messi con una decepcionante muestra de los celos que lleva dentro y le corroen: "Sabe dónde estaba Messi en esta altura? ¿Lo sabe? Estaba siendo eliminado en la Copa América en el país de él. Creo que es peor, ¿no? Yo estoy feliz de estar aquí (Eurocopa)". Mal deportista, por un lado, cuando con el más puro estilo mourinhista necesita recurrir a la desgracia ajena para tapar sus fracasos,. Peor todavía por hablar sin conocimiento de lo que no sabe porque Portugal aún no ha alcanzado los cuartos de final y Messi sí lo logró en la Copa América.



Pero hay más, mucho más. El 2 de septiembre les dijo a los que osaron corear el nombre de Messi en la grada de un Chipre-Portugal: "Los que me gritan 'Messi' son anormales". Poco después se repitió el mismo hecho en la repesca de la fase final de la Eurocopa, ya que ni siquiera con el aspirante a Balón de Oro Portugal consiguió el acceso directo a Polonia-Ucrania 2012 por méritos propios. Allí volvieron a recordarle el nombre de Messi sabedores de que la vedette madridista siempre entra al trapo. Su respuesta ha pasado a los anales de la estupidez mundial: "Yo creo que por ser guapo, rico y un gran jugador me tienen envidia". El día anterior respondió con una peineta a los aficionados que le apuntaron con un láser en el entrenamiento de su selección.

Recientemente ha dicho que el Balón de Oro se lo tienen que dar a él porque el mejor es él, En el Calderón enseñó el musculito de su pierna al respetable para permitirles admirar su anatomía después de marcar un gol. Antes ya había hecho lo mismo con sus pectorales, de los que se siente tan orgulloso. Una derrota ante el Barça la resolvió con el gesto  de robar, lo mismo que hizo en Villarreal, cuando abandonó el campo acusando al árbitro de "robar, sólo robar". Y tras un Portugal-España admitió públicamente que si no había cazado a Busquets no había sido "por falta de ganas". Hace muy poco, en San Mamés, respondió a Javi Martínez con un corte de mangas. Y hace apenas unos días negó en Lisboa un autógrafo a una niña portuguesa ex admiradora suya por vestir la camiseta del Barça.

Este personaje, que no ha ganado nada con su selección, que en tres años con el Real Madrid ha logrado dos títulos y que presume de goles aunque no sea el máximo goleador de la Liga española ni el vigente Bota de Oro, aspira a ganar el Balón de Oro. Aspira a ser mejor que Messi. Ignora que no es suficiente con desearlo, hay que demostrarlo. Y el público, el público de España y el público de todo el mundo ya ha dictado sentencia. No existe ni ha existido otro talento futbolístico como Leo Messi, aunque es cierto que habría que crear un nuevo premio para él. Como showman, buscapleitos, soberbio, chulo, prepotente, mal perdedor y peor ganador merece ser reconocido públicamente como el número uno. Al César lo que es del César.





 

 

 


Deja tu Comentario