2012-02-23 12:02 FC Barcelona Por: Administrador

CR7 recibe tratamiento de vedette y rompe la paz del vestuario



La cita era a las tres de la tarde en Mallorca. Cristiano Ronaldo amaneció en Moscú y abandonó la disciplina del grupo del Real Madrid, desplazado a la capital rusa para jugar contra el CSKA, con la idea de volver a España por su cuenta, al margen de sus compañeros. La expedición blanca voló de Moscú hasta Madrid mientras el "favorito" de Mourinho lo hacía a su aire rumbo a Palma de Mallorca.

Allí tenía cosas importantes que hacer. Por ejemplo grabar un spot publicitario para Nike en compañía de Rafa Nadal. La grabación se inició a primera hora de la mañana y, a la espera de que llegara el portugués, se utilizó a un doble para rodar las primeras tomas. Cristiano Ronaldo llegó a las tres de la tarde a Palma y entonces ya se pudieron filmar las imágenes conjuntas al lado de Nadal en el Country Club de Santa Ponça.



Explica As: "El jugador luso aprovechó que Mourinho les dio el día libre para viajar a Mallorca y cumplir con un compromiso publicitario junto a Rafa Nadal". Efectivamente, tenía el día libre, pero lo que no explican es que no viajó a Palma desde Madrid, que sería lo normal, sino desde el mismo Moscú. Otros medios madridistas, como la parte de la izquierda de madrid-barcelona.com, han preferido esconder la realidad quedándose sólo en la anécdota.

Este trato de favor hacia Cristiano Ronaldo no ha sentado nada bien en el vestuario blanco. Desde Casillas a Sergio Ramos pasando por Xabi Alonso saben que ellos no hubieran recibido permiso para dejar la concentración con la excusa de un bolo publicitario. Pero esa es la realidad que les ha tocado vivir desde que el clan portugués manda en el Real Madrid. Los jugadores blancos entienden que si el técnico les pide que jueguen todos para uno, es de justicia que ese uno también mantenga un comportamiento de respeto hacia todos. Y en este caso se han sentido ninguneados. Deshacer el grupo porque un jugador tiene que satisfacer sus intereses particulares no es la mejor manera de garantizar la armonía del colectivo. En este Real Madrid parece que las necesidades de su jugador estrella están por encima de la disciplina del vestuario. Un hecho de estas características sería impensable en el Barça de Guardiola.

Además de bueno, guapo y rico, Cristiano Ronaldo es también el niño consentido del jefe.




Deja tu Comentario