2011-12-17 23:12 Real Madrid Por: Administrador

CR7 y el Madrid disipan dudas ante el Sevilla (2-6)



El Madrid vuelve a sonreír tras el varapalo sufrido con la derrota ante el Fútbol Club Barcelona la pasada jornada. El conjunto madridista volvió a mostrar su mejor cara ante uno de las salidas que se vislumbraba como de las más complicadas de la temporada, ante un rival difícil que cucumbió ante la gran pegada merengue.

Desde los primeros minutos del encuentro el Real Madrid dejó claro que iba a darlo todo para llevarse los tres puntos del Ramón Sánchez Pizjuán. El plantel merengue llevaba el peso del encuentro, imprimía velocidad al cuero y llegaba con peligro al área rival.



El respeto era máximo, ambos equipos no querían perder comba en los primeros intervalos del encuentro y la presión era asfixiante, pero el Madrid fue el primero en romper el hielo y probar a Javi Varas con una doble oportunidad de Benzema y Di María, ante las que el cancerbero sevillista respondía con solvencia. Esa jugada sería el preludio del primero de la  noche. Di María volvía a disfrazarse de mago y fabricaba una asistencia increíble con el interior de su pie izquierdo para entre dos defensores dejar en bandeja a Cristiano su decimoctavo gol en liga (min.10).

Ese tanto no amedrentó al Sevilla, que dos minutos más tarde obligaba a Iker Casillas a realizar una de las estiradas más espectaculares de lo que llevamos de campeonato liguero, actuación que volvería a repetir en varias ocasiones y que dejan claro que es el mejor portero de España.

El tanto de Cristiano relajó al Real Madrid que dejó a los locales llevar el peso del encuentro, pero las llegadas blancas enmudecían a los aficionados sevillistas. Así, con el equipo de Marcelino ahogando al Real Madrid llegó el segundo tanto merengue en el minuto 36. Nuevo balón al área de Ángel Di María que toca sutilmente José Callejón para volver a reivindicarse, y mejor sus números (7 goles en 12 partidos, uno cada 70 minutos).



El Madrid no se relajaría, y cuatro minutos más tarde Cristiano Ronaldo volvía dejar su sello, y de qué forma. El luso mandaba un misil tierra aire al marco de Javi Varas que hacía imposible la estirada del cancerbero local y que dejaba en evidencia a todos aquellos que habían dudado del extremo madridista.

La primera mitad no terminaría con el 0-3 sin más, el Real Madrid volvía a sufrir la irá de un colegiado y el equipo se quedaría con diez hombres por la expulsión de Pepe por doble amarilla. Este hecho hacía mover a Mourinho el banquillo y dar entrada a Albiol en lugar de Callejón, que entendía el cambio y se marchaba orgulloso de su trabajo.

En la segunda mitad el Real Madrid dejó al Sevilla el manejo del balón. El conjunto local buscaba con ahínco llegar a la meta de Iker Casillas, pero siempre que llegaba el de Móstoles se erigía en protagonistas con paradas antológicas que engrandecen aún más su leyenda.

Así, con el Sevilla volcado, el Real Madrid aprovecharía para marcar el cuarto de la noche. Balón en profundidad de Benzema buscando la carrera de Di María que se plantaba solo ante Varas y no fallaba, para cerrar una noche perfecta antes de ser sustituido por Sami Khedira.

Pocos minutos después, Jesús Navas intentaría poner un poco más de mordiente al encuentro con el 1-4, pero la expulsión de Manu del Moral terminó por aniquilar cualquier tipo de respuesta hispalense, algo que dejó de nuevo en evidencia Cristiano Ronaldo al conseguir el quinto de la noche, el tercero en su cuenta particular desde los once metros, tras cometer Fazio un claro penalti sobre Karim Benzema.

Cuando todo apuntaba a que este sería el último tanto del partido, Hamit Altintop conseguiría el sexto para los blancos, para que dos minutos más tardes Negredo dejará el marcador final en un claro 2-6 a favor de los merengues. Con este amplió resultado, el Real Madrid disipa cualquier tipo de duda que se había creado en torno al equipo tras el ‘Clásico’ del pasado fin de semana y se planta en el parón invernal como líder indiscutible de la Primera División.


Deja tu Comentario