2012-11-08 17:11 FC Barcelona Por: Administrador

Cristiano aún no entiende por qué Messi es mejor que él



Parece ser que Cristiano Ronaldo, en su afán por acortar las diferencias que le separan de Messi, que son más grandes que las que distancian al Barça y al Madrid en la Liga, se ha propuesto cambiar y mejorar la imagen que transmite al mundo. Parece mentira que haya tardado tanto en llegar a esa conclusión. Un tipo que gana diez millones de euros al año y que aspira a convertirse en un incono del fútbol mundial hace tiempo que debería tener a alguien a sueldo aconsejándole sobre cómo debe comportarse. Otra cosa es que luego le haga caso.

Viene esto a cuento porque en una entrevista concedida al periodista portugués Pedro Pinto para CNN, Cristiano Ronaldo ha admitido que la imagen que transmite y que muchos tienen de él le haya condenado a estar siempre por detrás de Leo Messi. “No es algo sobre lo que quiera llorar pero a veces creo que es así. No puedo estar seguro al 100% porque no lo sé pero sí que creo que a veces doy una mala imagen o me ven como un arrogante porque soy demasiado serio en el campo”.



Y añade:. “Aprendo de mis errores, eso es la vida. Algunas veces soy una víctima porque no conocen al verdadero Cristiano”, añade el luso. “Si realmente me conociesen, si fueran mis amigos, si les dejase entrar en mi casa y compartir un día conmigo, verían cuanto odio perder. Pero eso es parte de la vida. Y así soy yo”.

Y se niega a admitir que sea un futbolista arrogante: “Soy un hombre competitivo, no me gusta perder. La gente interpreta eso de una forma diferente, lo que me molesta porque no me gusta que me vean así. Me gustaría poder hablar con aquellos que creen que soy arrogante y demostrarles como es el verdadero Cristiano. Creo que lo necesitan”.  También debería hablar con aquellos a los que provoca con sus gestos desde el terreno de juego. A ver si les convence también.

Cristiano Ronaldo sigue sin enterarse de que ha tenido la desgracia de coincidir en el tiempo con un futbolista superior. Ese es su problema, que se niega a admitirlo. Y cada vez que se mira al espejo mágico y éste le dice que Messi es mejor, se le revuelven las tripas.




Deja tu Comentario