2012-02-22 23:02 Real Madrid Por: Administrador

Cristiano da una lección a los críticos



Cristiano es por sí mismo un jugador cinco estrellas. Determinante en los espacios cortos, lúcido en el contrataataque, el luso está mostrando en el último tramo de temporada que es un jugador vital para los intereses madridistas. En Moscú fue el hombre clave del once de José Mourinho. Aportó velocidad, dinamismo, pegada y ayudó en defensa. Como diría Mou, un jugador top.

En los últimos tiempos, la prensa afín a los intereses azulgranas, la conocida como Caverna Mediática culé, ha intentado desprestigiar al jugador blanco con absurdos inventos que este se ha encargado de borrar a base de grandes actuaciones que le han valido para reivindicarse como un jugador diez. 18 equipos de 24 posibles esta temporada han comprobado de buena tinta la voracidad de Cristiano, salvándose solo de la quema Dinamo de Zagreb, Real Betis, Espanyol, Villarreal, Real Sociedad y Mallorca -estos cinco últimos podrían aún recibir un tanto del luso en la segudna vuelta del campeonato-



El partido de este miércoles ante el CSKA dejó un sabor agridulce a Cristiano. Él fue uno de los grandes nombres propios del encuentro, pero su tanto solo sirvió para conseguir un inmerecido empate, ya que los blancos fueron en todo momentos superiores a los moscovitas, algo que finalmente no se vio reflejado en el marcador. A pesar de este sentimiento, el encuentro también valió a Cristiano para quitarse la espina que tenía clavada desde la final de la Champions League de la campaña 2009/2010, cuando el luso erró la pena máxima de la tanda de penaltis frente al Chelsea cuando jugaba en el Manchester United. Cristiano lo borró con un nuevo tanto que le permite seguir entrando en la historia de los mejores goleadores blancos, siendo el segundo en el ranking histórico de goleadores en la Champions League con 17 tantos.

Como demostró ante el CSKA, Cristiano si aparece en las grandes ocasiones, siendo parte fundamental del éxito madridista. El portugués ha resuelto importantes entuertos con el Madrid, siendo fundamental en partidos ligueros ante rivales potentes como el Valencia, el Atlético de Madrid, el Sevilla o el Athletic de Bilbao, así como en eliminatorias coperas como la protagonizada contra el Barça, donde fue el hombre más destacados del equipo madridista.

Muchos intentan despreciar sus goles por conseguir algunos de ellos desde los once metros, pero hay que recordar que las penas máximas hay que transformarlas, ya que hay muchos futbolistas que han quedado en evidencia desde los once metros, y el caso más flagrante está en el eterno rival blanco, el Fútbol Club Barcelona, donde Leo Messi ha quedado una y otra vez retratado con sus continuos errores.



Cristiano es vital en este equipo. Su progresión esta temporada está haciendo su leyenda aún más grande. Laborioso en defensa y mortal en ataque, Cristiano a día de hoy es uno de los jugadores más determinantes del planeta fútbol, y su compromiso es tal que no ha dudado en pedir a Florentino una renovación vitalicia para seguir todos sus días como eterno madridista. 


Deja tu Comentario