2015-09-22 12:09 FC Barcelona Por: Administrador

Cristiano debería ir a clase para aprender de Messi



Marc Garriga

Se podrían encontrar miles y miles de argumentos para demostrar que Leo Messi está por encima de Cristiano Ronaldo. Algunos son tan evidentes que dan hasta vergüenza de explicar: 25-10. Ese es el bagaje de títulos desde que Messi está en el primer equipo del Barcelona comparado con los que ha ganado el Madrid. Y lo mejor es que desde que llegó Ronaldo la cosa no ha mejorado para el Madrid: 17-7. Un baño histórico de títulos que escuece al madridismo hasta niveles insospechados. A lo mejor Ronaldo y el Madrid tienen que aprender a ganar títulos y dejar de dar lecciones sobre cómo tirar penaltis.



Mientras los madridistas se rompen la cabeza buscando números que les recomforten mínimamente y cuentan los penaltis que ha fallado Messi, los culés intentan no perder la cuenta de los títulos que han levantado desde que D10S llegase al Camp Nou. 25 títulos, uno tras otro, como un martillo pilón en la consciencia merengue, han ido cayendo en las vitrinas del Barcelona mientras el Madrid lloraba por los árbitros y se gastaba miles de millones en fichajes que no han hecho otra cosa que estimular el hambre de Messi y los suyos. La llegada de Cristiano no ha supuesto ningun obstáculo para que los azulgrana hayan seguido logrando títulos.

El duelo Messi-Cristiano no tiene ningún sentido, se mire por donde se mire. Un parcial de 17-7 en títulos es el argumento más definitivo que puede existir. A no ser que lo importante sea lograr trofeos pichichi y botas de oro, que en ese caso, el Madrid ya puede salir a Cibeles. Es doloroso ver como, a pesar de gastar muchos millones, el eterno rival sigue pisoteandote, a ti y a tu máxima estrella. Es por ello que desde Madrid se dedican a contar penaltis fallados. Podrían contar los años en blanco que ha tenido que vivir el Madrid desde que Messi y Cristiano juegan juntos. El Madrid se ha quedado en blanco en tres de los seis años de Cristiano en el Bernabéu y aún esperan que se le compare con Leo. 

Los datos están ahí. La realidad es la que es y solo el autoengaño separa a los madridistas de reconocer quién es el D10S del fútbol y disfrutarlo semana tras semana. Mientras, la rabia de la vedette portuguesa y la impotencia de Florentino seguirá creciendo mientras el Barça sigue abarrotando el Museu a base de títulos y de goles de Messi




Deja tu Comentario