2012-09-18 12:09 FC Barcelona Por: Administrador

Cristiano es un don nadie en el vestuario del Madrid



Quiere ganar el Balón de Oro, pero no es capaz de ganarse la admiración y el respeto de sus propios compañeros de vestuario. Cristiano Ronaldo asiste impasible a la crisis blanca como si pasara por allí. Desde que le dio por estar triste, el Madrid no levanta cabeza, y tampoco se le ve muy preocupado. Cuando Casillas se dirigió a sus compañeros con aquello de "¡Somos el Madrid, hostias!", él callaba. Cuando Ramos reprochaba a sus compañeros no entregarse en el campo, él callaba. Cuando Mourinho les dijo a todos que le habían dejado solo, él callaba. Últimamente Cristiano Ronaldo sólo ha hablado para decir que estaba triste, pero parece querer pasar de puntillas sobre la crisis blanca, como sacándose las pulgas, como si el desastre fuera cosa de otros, de los líderes del vestuario por ejemplo.

Cristiano no sirve para liderar un grupo humano. Ni para animar a los demás en los momentos difíciles ni para enseñar el camino cuando se produce un desacarrilamiento. Él sólo escucha y dice que está triste mientras el nucleo duro de los campeones del mundo se arremanga para buscar soluciones.




Deja tu Comentario