2015-12-09 16:12 FC Barcelona Por: Administrador

Cristiano Ronaldo admite sus problemas en el Real Madrid



"Mis problemas en el Real Madrid no son sólo deportivos", admitió anoche un feliz Cristiano Ronaldo después de marcarle cuatro goles al Malmoe. Por un lado admitió que sus problemas en el Real Madrid existen y por otro confesó que trascienden también al ámbito extradeportivo. Cristiano Ronaldo juega con la ambigüedad sobre su futuro. Por una parte dice que tiene dos años y medio más de contrato y que es feliz. Por otra, habla con fascinación del presidente del PSG y de su entrenador porque "me tratan bien y hablan bien de mí". Y no oculta su indignación cuando se le cuestiona un posible ofrecimiento de Florentino Pérez al PSG para iniciar una revolución en fichajes con su venta: "¿A mí? Cómo me van a ofrecer a mí..." La cuestión es que mientras el entorno del club especula con su futuro, él juega a dos barajas: la de quedarse y la de mimar a sus pretendientes porque "me tratan bien". ¿Le trata mal el Real Madrid? Por un lado dice que es feliz y por otro que tiene problemas y que no son sólo deportivos. Es decir, que los problemas deportivos existen y los otros también. ¿A qué está jugando Cristiano Ronaldo? ¿Y a qué se refiere cuando habla de problemas? El problema, que no pecado, original fue despedir a Carlo Ancelotti sin consultárselo y contratar a Benítez sin que nadie se dignara a preguntarle su opinión. Ahí surgió un problema extradeportivo de relación con el presidente, que se vio agravado cuando ante las cámaras, en los momentos previos del Real Madrid-PSG, Florentino le riñó con cariño públicamente por unas declaraciones en las que mostraba su ambigüedad sobre el futuro: "¿Quién sabe?". Florentino exige compromiso a sus empleados y no es esa la mejor manera que entiende el presidente con la que se debe mostrar el compromiso. Al portugués no le gustó esa riña pública y contestó "tonteando" con Laurent Blanc y Al-Khelaifi, entrenador y presidente del PSG. Luego se ha sentido perjudicado por los métodos de Benítez, a quien culpa de su descenso en los registros goleadores. Finalmente, la separación de Irina Shayk, con la que vivía desde hace cinco años, también ha afectado a su vida y a su rendimiento. Ahora parece que los problemas se van solucionando. Los deportivos y los que no son deportivos. Aunque Cristiano parece dispuesto a seguir jugando a las adivinanzas cuando se trata de definir su futuro.

Deja tu Comentario