2012-08-02 21:08 Real Madrid Por: Administrador

Cristiano Ronaldo-Beckham, el duelo más glamouroso



Y es que a Cristiano, desde muy joven, se le empezó a comparar con el jugador inglés, a pesar de que los estilos de ambos no se parecen. ¿El motivo? La salida de Beckham del Manchester United rumbo al Real Madrid. Sucedió en el verano de 2003, convirtiéndose el traspaso en uno de los más caros, sonados y glamourosos de la historia del fútbol. 'Sir' David se marchaba al mejor equipo del mundo para compartir vestuario con los Figo, Zidane, Raúl, Roberto Carlos y compañía. Una temporada más tarde llegaría Ronaldo, Ronaldo Nazario, el brasileño... pero antes, en ese mismo verano, en Manchester trabajaban para suplir a su ya ex capitán y escogieron a otro Ronaldo, el del futuro.

Un niño portugués atrevido, descarado y con mechas en el pelo que volvía locos a sus rivales con florituras de todas las clases por la banda derecha. Había deslumbrado a Ferguson hacía poco tiempo en un partido entre el Sporting de Lisboa y el United y con eso bastó. Para sustituir al "gentleman" inglés Ferguson le "endosó" el 7 y la responsabilidad de hacer olvidar a la figura del fútbol del país. Debutó en agosto de 2003, sólo tres meses después de la marcha de Beckham.



Desde 1995 hasta 2003, Beckham jugó 399 partidos con los 'Red Devils' y marcó 85 goles. Cristiano hizo 118 en muchos menos encuentros, 289, aunque hay que decir que en este aspecto el portugués es mucho más atacante que el inglés. Beckham se caracteriza por ser un centrocampista de brega y con un excelente golpeo con su pierna derecha, sin duda su cualidad más famosa. Tiene mucha calidad, pero no la potencia y el regate de Cristiano, que las hace de todos los colores, en estático o en carrera. No obstante, es muy curioso que llegara a Old Trafford para hacer olvidar a un futbolista que se acababa de marchar al Madrid, algo que él mismo haría seis temporadas después.

Beckham jugó cuatro campañas en el Madrid (2003-2007) y su gran decepción fue la escasez de títulos y de gloria, justo aquello por lo que abandonó su casa y al equipo de su vida. Entró en la cuesta abajo de la que ha sido una de las mejores generaciones de jugadores de todos los tiempos. Con los mencionados Figo, Zidane, Raúl y compañía tuvo tiempo de conquistar una Supercopa de España nada más aterrizar, pero después soportó el progresivo desmantelamiento del equipo y la renovación de una plantilla que estuvo tres años sin ganar nada hasta que, en su último curso de blanco y después de un turbulento año con Fabio Capello en los banquillos, logró por fin ganar la Liga justo antes de marcharse a los Galaxy

Se fue con su honor intacto, pero dejó un vacío en el vestuario que el equipo acabó notando. La ausencia de cracks mundiales en el Madrid en la etapa posterior a Beckham dejó una Liga, pero una decepción tras otra en el Capítulo europeo, lo que llevó a la entidad a buscar nuevos fichajes de estrellas que ilusionaran a la afición. Y ahí, de nuevo, entró en acción Cristiano, que aterrizó en el Bernabéu en la temporada 2009-2010 junto con Kaká y Benzema, a cambio de 96 millones de euros, convirtiéndose en el fichaje más caro de la historia.



Así que puede decirse que las carreras de Cristiano Ronaldo y Beckham, de alguna forma, siempre han estado unidas. Se verán las caras en el choque que comienza en unas horas, esta vez con el inglés afrontando su sexta temporada en los Galaxy. Ya va cumpliendo años, tiene 37. Y Timothy Leiweke, dueño del equipo, ya ha dicho que le encanta Cristiano. ¿Seguirá otra vez la estela del británico?


Deja tu Comentario