2014-03-24 18:03 FC Barcelona Por: Administrador

Cristiano Ronaldo, candidato a Balón de estiércol



Joan Tubau

Cristiano Ronaldo ganó el Balón de Oro tirando de marketing y goles de despacho mientras se aprovechaba de los problemas físicos que alejaban a Messi de los terrenos de juego. Pero Messi ha vuelto y el orden, su orden, ha regresado al panorama futbolistico internacional. Leo Messi le dio anoche un auténtico repaso a Cristiano Ronaldo. Todo lo que hizo, lo hizo bien. Dio una asistencia de maestro a Iniesta para que inaugurara el marcador, puso las cosas en su sitio logrando el 2-2 cuando parecia que el Madrid se disponía a golear al Barça y no le tembló en pulso en los penaltis ante "uno de los dos mejores porteros del mundo".



Messi estuvo sencillamente perfecto. Se mostró a sus compañeros, no le perdió la cara en ningun momento al partido, ignoró las provocaciones del maléfico Pepe, dio profundidad el juego de su equipo y cuando fue preciso intervino para sembrar el pánico en la defensa madridista. Por su parte, Cristiano Ronaldo se pasó el partido haciendo teatro, reclamando faltas que no existían y clavándole el codo en el cuello a Mascherano en una fea entrada que le deja retratado y le pone a la altura de su íntimo amigo Pepe, el violento.

El partido lo vieron 400 millones de personas repartidas por los cinco continentes. Y sirvió para dejar bien clarito, por si todavía alguien tenía dudas, de que en el fútbol mundial hay un rey y luego vienen los demás: Iniesta, Xavi, Neymar y Cristiano Ronaldo. Pero por detrás. Leo superó su lesión en las pasadas navidades y ha vuelto con fuerza en 2014. En menos de tres meses ha anotado 20 goles mientras que Cristiano Ronaldo, ese futbolista maravilloso que nos pitan en Madrid, se queda en 15. Tal y como van las cosas, Messi podría inclluso alzarse con el pichichi y el Balón de Oro si prosigue con el ritmo de acierto rematador que está mostrando desde que volvió. De momento lo que es evidente es que Cristiano está nervioso. Muy nervioso.

Parece claro que el Balón de Oro de 2014 será para Messi. Será el quinto. Para Cristiano Ronaldo quedará la consolación del Balón de Estiércol, que es el que se reserva a los futbolistas que callan en el campo y se dedican delante de los micrófonos a llorar y a faltar al respeto a los demás cuando pierde un partido. Un futbolista que no sabe admitir una derrota no es un deportista y no merece el Balón de Oro. Estas cosas se reservan exclusivamente a los más grandes, y él tiene demasiados defectos como para considerarse uno de ellos.




Deja tu Comentario