2013-01-07 17:01 FC Barcelona Por: Administrador

Cristiano Ronaldo dio la nota penosa de vedettismo en Zúrich



Cuando uno va de vedette por la vida tiene que demostrarlo en todo momento. Incluso cuando la prensa mundial está esperando. Incluso cuando los dos mejores jugadores del mundo y los dos mejores entrenadores del mundo esperan. Cristiano Ronaldo es así. Llegó a la cita con media hora de retraso y ataviado con una gorra de los New York Yankees que no venía a cuento, porque de lo que se trata en Zúrich es de fútbol, no de béisbol.

Fue una falta de respeto hacia todos: periodistas e invitados, que debieron esperar media hora a que la vedette del Real Madrid hiciera acto de presencia para poner cara de triste y decir que no se acaba el mundo por ganar o no ganar el Balón de Oro, un galardón que cinco años atrás, cuando se lo dieron a él, le volvió loco. Ahora, sabedor de que todas las encuestas le dan perdedor, prefiere despreciarlo mientras cuestiona los criterios por los que se rige. El ídolo madridista no comprende que sea cual sea el criterio siempre ganará Messi, porque es el mejor y eso lo saben en el mundo entero, aunque él viva en Madrid en una burbuja con un espejito mágico que le dice que el mejor y más guapo es él.



Cristiano Ronaldo lleva muy mal que después de lograr su Balón de Oro, en lugar de acumular varios más, Messi los haya ganado todos. Su desgracia ha consistido en coincidir en el tiempo con Messi, pero ante eso sólo toca aguantarse.

Deja tu Comentario