2014-04-24 13:04 Real Madrid Por: Administrador

Cristiano Ronaldo dispara contra los médicos del Real Madrid



Carlos Muñiz

"Algunas personas no querían que jugase pero lo hice y no pasó nada. Estaba con un poquito de miedo porque era el primer partido después de tres semanas pero no sentí ninguna molestia. Los próximos partidos estaré perfecto", con estas palabras Cristiano Ronaldo sembró el desconcierto anoche en la zona mixta al término del Real Madrid-Bayern Múnich de Champions League.



Poco después Manolo Lama explicaba en La Cope: "Cristiano ya fue roto a Dortmund. Ni le hicieron una resonancia antes de viajar", y Paco González añadía: "El entorno de Cristiano está molesto porque los médicos del Madrid no le dicen si está o no para jugar, lo dejan en sus manos". Dos frases que resumen el estado de ánimo de Cristiano Ronaldo con los médicos de Sanitas que atienden a los jugadores del Real Madrid. Cristiano entiende que los médicos no quisieron mojarse y aconsejaron que era mejor que descansara ante el Bayern para evitar riesgos. Pero él se sentía bien para jugar. Lo que más le ha dolido es que la responsabilidad en caso de una recaída hubiera sido exclusivamente suya.

Cristiano Ronaldo decidió saltar al césped y jugar, aunque, según Ancelotti, lo hiciera "al 50%". El distanciamiento entre la estrella portuguesa y los médicos del club viene del partido de ida de cuartos de final de la Champions frente al Borussia Dortmund. Cristiano avisó de que tenía molestias, pero los médicos no consideraron necesario hacer más exploraciones que las justas. Él considera que esa actitud tuvo mucho que ver con la rotura que se produjo en el calentamiento de Dortmund en el partido de vuelta. Entonces los médicos sí creyeron oportuno realizarle las oportunas pruebas y en ellas se apreció que sufría una rotura fibrilar de un centímetro en los isquios que nada tenía que ver con el diagnóstico inicial que hablaba de fatiga muscular y sobrecarga.

El jugador portugués entendió que no fue tratado correctamente y que había perdido una semana de recuperación por no haber encontrado a tiempo un diagnóstico a sus dolencias. Por eso viajó a Oporto para ponerse en manos de un médico de confianza que confirmara lo que le habian dicho en Madrid.



Anoche volvió a jugar y aseguró que "no forcé nada, me siento bien. ¿Mosqueado? No, estoy bien. Ya ha pasado todo. Lo importante es que Cristiano está de vuelta para ayudar al Real Madrid a una final que todos esperamos. Estaba un poco con miedo, como es normal en el primer partido después de tres semanas. Tenía confianza pero algunas personas querían que no jugase. Ya he jugado, he demostrado que estoy bien, no ha pasado nada y me he sentido perfecto. En los próximos partidos no voy a tener problemas. Me he sentido bien. ??Sabía que no me iba a suceder nada, pero estaba con recelo".

Finalmente ha añadido: "yo no soy tonto y sé si puedo jugar o no. No voy a arriesgar inutilmente. Los médicos tienen su opinión y yo la mia. Y la que cuenta es mi opinión. Siempre. Sólo yo decido sobre mí".


Deja tu Comentario