2012-01-10 22:01 Real Madrid Por: Administrador

Cristiano Ronaldo, en el ojo del huracán



Cristiano está firmando esta temporada números de auténtico crack. Con 26 goles y 10 asistencias en 25 partidos, las dudas de su criterio futbolístico están fuera de lugar. El extremo blanco ha afianzado su función en el equipo no solo en el plano individual, sino también en el colectivo. El equipo está cómodo con él al lado y su ausencia se antoja a día de hoy impensable entre sus compañeros y cuerpo técnico.

Nadie en el Madrid duda de Cristiano Ronaldo, y él se ha prometido a sí mismo que este será su año. Tras batir todos los récords posibles de goles en el campeonato liguero la campaña pasada con 40 goles, este año su promedio aún mejora esas cifras, alcanzando los 21 tantos en 17 jornadas ligueras. Hasta cuando se supone que pasa una mala racha saca de fuerzas de donde no las hay para sumar, como protagonizó ante el Granada, donde participó en dos tantos blancos (primero de Benzema y Higuaín) y anotó uno propio. Pero el mundo parecía venirse abajo porque no celebraba un tanto en el minuto noventa y con el marcado 5-1, hecho que deja claro que se intenta criticar por criticar.



Si repasamos las imágenes de la celebración de todos los goles, Cristiano Ronaldo aparece unido a todos sus compañeros. Sí celebra esos tantos, los que verdaderamente dan la victoria al Madrid y no deja de ser anecdótico que no se celebre un tanto en el minuto noventa y con el marcador 5-1 a favor. La prensa culé intenta hacer sangre con este tipo de situaciones, tratan de hundir la escalada madridista, dejan a las claras que existe algún tipo de temor de que estos paren la hegemonía azulgrana de los últimos cursos futbolísticos.

Sus compañeros han salido al paso de las críticas al portugués. Sergio Ramos fue claro al término del encuentro frente al Granada: "Cristiano es así, nosotros estamos contentos con él", mientras que el capitán del Madrid, Iker Casillas, fue aún más explícito colgando una foto en Facebook junto al extremo madridista y algunos compañeros más en el hotel de Málaga junto a la frase: “Portugueses, brasileños y españoles tomando un te antes de irnos a dormir... Juntitos pero no revueltos...”, dejando claro que el vestuario es una piña.

José Mourinho también quiso echar un capote a Cristiano en la rueda de prensa previa al partido frente al Málaga de este martes: “Si se critica a un jugador por no celebrar un gol, que me critique a mí que no he celebrado ninguno, y no estaba enfadado. Queréis criticarle con los números que tiene…. No sé qué queréis la verdad”, señalaba el técnico luso.



Cristiano por su parte prefiere mantenerse al margen e intentar superar este bache con goles y asistencias. Su importancia en el equipo es vital, y más en este tramo de temporada que se antoja clave en el devenir de todas las competiciones. El luso necesita el apoyo de todos, sobre todo de la afición, para ganar enteros. El Málaga será este martes el reto, pero en su cabeza ya está enfrentarse al Barça en cuartos de final de la Copa del Rey y erigirse en un hombre importante de dicha eliminatoria. José Mourinho trabajará a conciencia con su compatriota para que esta vez la voracidad por ser el mejor no se convierta en un arma de doble filo.


Deja tu Comentario