2014-11-05 16:11 FC Barcelona Por: Administrador

Cristiano Ronaldo muestra su soberbia recibiendo la Bota de Oro



Joan Tubau

"Lo colectivo es importante pero lo individual también lo es, trabajo mucho para conseguir estos premios". Son palabras de Cristiano Ronaldo en el acto de entrega de la Bota de Oro de la temporada pasada que ha ganado junto con Luis Suárez por los goles anotados en la pasada Liga, 31. Trabaja tanto Cristiano Ronaldo en los premios individuales que sólo así se puede entender que juegue los partidos a su aire: chutar, chutar y chutar, que no celebre los goles de sus compañeros porque no los ha marcado él, que recrimine a sus compañeros que chuten a puerta en lugar de pasársela a él y que regale a la audiencia esa colección de gestos y muecas, cuando la pelota no entra, que recuerdan más a un niño consentido al que le han quitado un juguete que a un profesional del fútbol. 



Y ha añadido:  "Quiero ser el mejor de siempre, voy a trabajar para serlo. En mi profesión quiero ser siempre el mejor, estoy haciendo mi historia paso a paso. Cuando termine mi carrera quiero ver las estadísticas y quiero ver si estoy entre los mejores de siempre. Seguro que voy a estar". Cristiano Ronaldo vive en una burbuja rodeado de un ejército de aduladores y palmeros entre los cuales nadie se ha atrevido a advertirle de que esas cosas las deben decir los demás y que cuando habla uno de sí mismo en esos términos no deja de ser un vanidoso petulante. Como viste de blanco y juega en el Real Madrid, eso es sinceridad. Si eso mismo lo dijera Leo Messi sería un simple "chulangas". Normal, si toleraron lo del dedo en el ojo de Mourinho, a este están dispuestos a consentírselo todo.

Y es curioso, ahora que el Real Madrid se ha olvidado del patadón y se dedica a jugar a fútbol, resulta que el fútbol de control que durante años y años ha practicado el Barcelona y que tan denostado ha sido en Madrid por "aburrido", ahora es maravilloso y sirve para que a los aficionados blancos se les caiga la baba. Hasta Cristiano Ronaldo lo cree: "A lo mejor tenemos un poquito más el balón, y eso es bueno. Cuanto más lo tengas más daño puedes hacer. Estamos haciendo daño por eso, tenemos más ocasiones".

Es una pena que en los más de cinco años que lleva este chico en España nadie le haya enseñado educación y humildad. Algo que no tiene ni en el campo ni fuera de él. 




Deja tu Comentario