2012-06-14 23:06 Real Madrid Por: Administrador

Cristiano Ronaldo no ha dicho su última palabra



Portugal está muy vivo. La victoria ante Dinamarca ha servido de bálsamo para la selección ibérica que sigue con sus opciones intactas en el grupo de la muerte. Segunda empatado a puntos con Dinamarca, los chicos de Paulo Bento buscarán rematar su clasificación venciendo a Holanda, la gran selección defenestrada de su grupo.

Cristiano Ronaldo vive bajo presión en el combinado luso. Todas las miradas se concentran en su figura. Un país entero vive en vilo por sus goles, los cuales aún no llegan, pero no tardarán en hacerlo. La gran revalidad del futbolista del Real Madrid llegará este próximo domingo ante Holanda. El combinado luso hace piña, quiere a su estrella intacta, le necesita. Por ello, son conscientes de que hay que cuidar a Cristiano, mimarle y hacer que vuelva a sonreír. El madridista ha fallado, pero volverá a levantarse, como ha hecho en multitud de ocasiones. Dudar del mejor futbolista del mundo es banal.



El futbolista portugués respondió a los incendiarios periodistas que le atormentan con la eterna comparación con Lionel Messi. Les dejó claro que su selección sigue con sus opciones intactas, que son segundos en el grupo más igualado de la Eurocopa y que aspiran a todo, algo de lo que hace un año Messi no podía presumir, cuando cayó a las primeras de cambio ante Uruguay en la Copa América.

Es cierto que Cristiano tuvo varias oportunidades de gol ante Dinamarca y no consiguió rubricarlas, pero ya llegarán otras muchas. Fue un puñal por la banda izquierda del ataque portugués, y sin lugar a dudas Jacobsen, lateral diestro danés, habrá tenido pesadillas con sus internadas. Lo intentó por activa y por pasiva, pero no fue su día. Hasta el mejor futbolista del mundo puede tener un mal día, es humano. En el seno de su selección intentan pasar página. Los tres puntos están conseguidos, que era el gran objetivo, ahora toca remachar la clasificación y seguir con paso firme.

Paulo Bento, seleccionador portugués, ha hablado con Cristiano, le ha tranquilizado. Sabe que sobre sus hombros recae la ilusión de más de 10 millones de portugueses, y que tarde o temprano redimirá sus cuentas pendientes en la Eurocopa, brillará cuando Portugal más lo necesite. Ahí estará él para acallar a todos esos que aprovechan estos días para rajar. Callará bocas, como ya hizo en el Camp Nou acabando con el ciclo culé. Cristiano no se rinde. Su vida es un reto de superación y las trabas que muchos le están poniendo en su camino solo sirven para hacer día a día más grande su leyenda. El extremo portugués no ha dicho su última palabra. Holanda y los cuartos de final son su próximo objetivo. 




Deja tu Comentario