2012-06-28 09:06 FC Barcelona Por: Administrador

¡Cristiano Ronaldo, para casa!



Player Video...
//

 

Ha hecho falta recurrir a los penaltis, pero España ha sido superior a Portugal en todo momento. Desde el minuto 1 al último de la prórroga, aunque también es cierto que si España hubiera mostrado durante los primeros 90 minutos el mismo interés que el demostrado en la prórroga por hacerse con el triunfo, seguramente no hubiera hecho falta llegar a los penaltis.



Pero ha sido necesario llegar a los penaltis porque aunque Del Bosque intenta que La Roja juegue con el Barça, eso no es posible mientras Xabi Alonso forme un segundo pivote defensivo que no existe en el Barça. Tampoco es factible jugar como el Barça cuando no se puede echar mano de Messi. Es así de sencillo. Xavi ha llegado reventado a la Eurocopa, y no será porque Guardiola no lo haya dosificado a lo largo de la temporada. Pero está absolutamente fundido. Y esa luz que él muestra siempre en todos los partidos, no sirve ahora para iluminar el camino hacia la victoria de La Roja. Del Bosque no tuvo más remedio que sustituirlo porque ya no podía más.

España jugó los primeros noventa minutos a verlas venir ante una Portugal pobretona, mezquina y sobre todo protestona. Debe ser el resultado de las enseñanzas del maestro Mourinho. Hay que protestarlo todo. Lo protestó Pepe. Lo protestó Cristiano Ronaldo. Se trataba de intimidar al árbitro como habitualmente hace el Madrid. Y cuento, mucho cuento para intentar que el colegiado picara. Nada nuevo en la viña del señor.

La cuestión es que mientras Portugal jugaba a cualquier cosa menos a fútbol, España no le sacaba partido a Rui Patricio, un portero al que le venía grande el acontecimiento. Pero no sabíamos si el meta del Sporting era bueno o no porque nadie le ponía a prueba. No le llegó el primer disparo entre los tres palos hasta el minuto 67, en un lanzamiento lejano de Xavi.  España no carburaba. Del Bosque optó por salir con un 9 nato, en este caso Negredo, y el experimento salió mal. Y en el minuto 53 puso solución sacando a Cesc Fábregas y retirando al sevillista.



Ahí empezó a animarse el partido mientras Pepe iba repartiendo a diestro y siniestro -ahora sus garrotazos duelen a los de la Cope y los de la Ser por igual, qué curioso-, bien secundado por Alves, que iba dejando su marca a los españoles sin que el pérfido árbitro turco que iba a beneficiar a España quisiera darse por enterado. Necesitó 85 minutos para decidirse a enseñarle la tarjeta amarilla.  Y en el 86 salió Pedro por Xavi para revolucionar a una Roja que empezó a carburar y que si hasta ese momento se había dedicado a verlas venir, a partir de entonces empuño con decisión la batuta del partido y arrinconó a Portugal en su portería. Los 90 minutos ponían fin a un partido igualado, pero la prórroga fue absolutamente española, con ocasiones constantes para marcar que no se materializaron por auténtica mala suerte. Mientras tanto, Portugal, dependiente en exceso de Cristiano Ronaldo, estaba bloqueada, no progresaba ni era capaz de plantar cara a España. Puede decirse que Cristiano Ronaldo condujo al abismo a Portugal en un partido desastroso en el que no aportó nada, en el que fue incapaz de desbordar a los zagueros españoles y en el que en ningun momento consiguió afirmar su candidatura a Balón de Oro. Ante España demostró, una vez más, que los grandes partidos le vienen grande, que no está a la altura de las circunstancias y que su problema no es Messi. Hay otros muchos jugadores que saben comportarse en los momentos más comprometidos mejor que él. Gran decepción de Cristiano Ronaldo en un partido en el que se jugaba el Balón de Oro. La España que no gusta a Mourinho le ha enviado a casa sin MVPs y sin Balón de Oro. Ha vuelto a fracasar. Una vez más. Y  ya van demasiadas.

En la prórroga, mientras Cristiano Ronaldo desaparecía, España se crecía. Iniesta mostraba su mejor versión y las ocasiones se sucedían ante el portal de Rui Patricio. Pero el gol no llegó y hubo que llegar a los penaltis. Marcaron los tres del Barça (Iniesta, Piqué y Cesc) y Sergio Ramos a lo Pirlo. Falló Xabi Alonso, Y en Portugal falló Moutinho, a quien Casillas le detuvo su lanzamiento, y Alves envió el balón al poste. No hizo falta que Cristiano lanzase su penalti. Su lanzamiento era anecdótico y nada trascendente. Portugal estaba fuera sin necesidad de que se arriesgara a fallarlo, como viene siendo habitual en él últimamente. Portugal para casa y España de nuevo a la final. El Madrid español sigue vivo. El Portugal más mourinhista está enterrado. El fútbol de España se apresta a vivir un nuevo éxito. Es el fútbol del toque, del gusto por el balón, de las paredes, de la triangulación... Ese fútbol sigue vivo y vigente. El fútbol de Portugal, el de Pepe, el de Coentrao, el de Cristiano Ronaldo, está desfasado. Ese fútbol no ha ganado jamás nada. Y Cristiano Ronaldo, un excelente futbolista, no podrá seguir aspirando a galardones individuales mientras no gane nada con su selección. Porrtugal tiene que evolucionar. Hay vida más allá de Mourinho. España lo descubrió hace cuatro años. Prefirió ser torero antes que toro, enterró la furia y se dedicó a jugar. Portugal tiene talento, pero debe dar un paso adelante, olvidarse de los principios fundamentales del mourinhismo y ponerse a jugar a fútbol en lugar de llorar, protestar y atizar.  Portugal puede dar mucho más.

Mientras tanto, La Roja blaugrana disfrutará en la final con mayoría de futbolistas del Barça. Nunca antes una victoria de España fue tan celebrada por el barcelonismo. Seguramente, tan celebrada como triste ha sido para el madridismo la victoria de España. Y es que hoy muchos españoles se sentían más identifdicados con Portugal que con España. ¡Qué le vamos a hacer!.¿Habrá que pedir perdón por haber eliminado a Portugal?


Deja tu Comentario