2013-11-05 22:11 Real Madrid Por: Administrador

Cristiano Ronaldo y Gareth Bale acercan al Madrid a octavos (2-2)



Héctor Sanz

El Real Madrid salió con todo en Turín. Tras el debate entre Arbeloa y Carvajal, Ancelotti apostó por Sergio Ramos en el lateral y Pepe y Varane como jefes de la zaga. Ésa fue la solución del míster italiano para frenar la sangría de goles encajados. Pero el nuevo eje defensivo también flaqueó ante la Juventus. Arriba, la tripleta atacante formada por Benzema, Bale y Cristiano pasó desapercibida en el primer tiempo para matar en la reanudación. Los killers tampoco perdonan en la máxima competición europea y ya asustan en la Champions.



En el inicio, el Real Madrid dominó con facilidad ante una Juventus que esperaba replegada. Ordenado tácticamente, el equipo de Antonio Conte supo esperar a los jugadores merengues. El partido pudo cambiar al cuarto de hora de juego si Gareth Bale, tras luchar un balón con Martín Cáceres, hubiera acertado en su intento por batir a Buffon. Su disparo, sin embargo, se topó con la respuesta del guardameta italiano. A partir de entonces, poca historia ofensiva de los blancos, que se vieron superados por la Juventus.

Modric, menos preciso de lo que acostumbra, no dominó en la medular, como tampoco lo hicieron Xabi Alonso y Khedira. Pirlo, Pogba y Vidal se crecían por momentos y avanzaban a los suyos en el terreno de juego. Robando, repartiendo y creando.

Casillas, mientras tanto, cuajó un gran primer tiempo, a pesar de sufrir de nuevo por alto. En el ecuador del primer tiempo, el cancerbero de Móstoles evitó el gol en propia de Pepe mostrando unos muy buenos reflejos. Minutos después, respondió con los pies a un cabezazo a bocajarro de Marchisio tras un centro medido de Tévez.



El Madrid sufría en el césped y no daba su mejor versión. La Juve encontró el premio del gol en un inocente penalti cometido por Varane al filo del descanso. Pogba, al que se le había marchado el esférico en su control, se tiró al notar el contacto del francés y Howard Webb no lo dudó en ningún instante y decretó la pena máxima. Desde los once metros, Vidal fusiló ante un Casillas que adivinó sus intenciones pero fue incapaz de parar el obús del chileno.

Cambio radical: justo empate

En la reanudación, el Real Madrid salió con otra cara. Al equipo blanco le bastaron dos hachazos de sus cracks para remontar el encuentro. En una mala entrega de Martín Cáceres, Benzema asistió a la perfección para que CR7 marcara su octavo gol en la presente edición de la Champions.

Acto seguido, Xabi Alonso pudo marcar un auténtico golazo en el Juventus Stadium, pero su fuerte disparo desde fuera del área se estrelló contra el larguero. También los locales pudieron adelantarse en el marcador a los pocos minutos, pero entre Casillas y Pepe evitaron un gol cantado.

El que aprovechó el intercambio de golpes fue Gareth Bale. El galés recibió de Cristiano Ronaldo y, tras recortar a su marcador, lanzó un potente chut por el palo corto para voltear el resultado inicial. Sin embargo, en un nuevo error defensivo de Varane, Llorente empató a los pocos minutos para poner el definitivo 2-2.

Al final, justo reparto de puntos en el desplazamiento más complicado de los merengues. Tras Atlético, Barça y Juventus, el Real Madrid de Carlo Ancelotti sigue sin dar con la fórmula en los partidos grandes. Hay mucho margen de mejora. Este equipazo apunta a Décima, pero deben corregirse ciertos aspectos del juego para que se acabe levantando la orejona.

 

 


Deja tu Comentario