2015-12-02 15:12 FC Barcelona Por: Administrador

Cristiano Ronaldo y Benzema, a la sala de maquillaje de Josep Pedrerol



Denunció Florentino Pérez que existe una campaña contra él y contra el Real Madrid viniendo a decir que la culpa del 0-4 y otras desgracias del Real Madrid era de la prensa. Y Josep Pedrerol,  siempre al quite, aparece para arreglarlo. Hoy, en Jugones, han pasado por su sala de maquillaje Karim Benzema y Cristiano Ronaldo. Y han salido de ella guapísimos, tal y como exigía el guión. Para campañas, las suyas. No hay derecho que a Benzema muchos le condenen sin conocer la sentencia, ha dicho Pedrerol.  Le ha faltado decir que para condenar en sus programas sin conocer la sentencia ya están Messi, Neymar o Bartomeu. Incluso para inflar el precio de Neymar sin sentencia también. Hoy son 130, mañana 170 y pasado 220 millones. El juez no se ha pronunciado, pero en los espacios de Pedrerol todo vale contra el Barça. Qué menos ante tanta campaña contra Florentino Pérez. Pedrerol es el contrapeso justiciero. Hoy le han zurrado a Manuel Valls, jefe del gobierno francés. Por catalán y por culé. Se ha atrevido a decir que si Benzema no es un ejemplo como deportista, mejor que no juegue con la selección francesa. Y ha salido todo el rencor de la caverna: palabras de su oponente Sarkozy para desautorizarle y mucha rabia contenida por esa condición de culé que le llevó a asistir a la final de Berlín para disfrutar con el Barça de sus amores y dar "rienda suelta a sus alegrías". Las palabras del "culé" Valls  han encontrado una reacción de apoyo a Benzema", se ha oído decir en su programa.  Y han dicho que Cissé le apoya. Enternecedor. Benzema está en el ojo del huracán acusado directamente por su compañero Valbuena por colaborar con una banda de quinquis amigos de la infancia en una extorsión, y el tema que nos ocupa es que el jefe del gobierno francés es culé y, por tanto, hay que zurrarle por antimadridista. Ni la mejor versión de Goebbels supera esta táctica de distracción tan común en el guión que recibe Pedrerol. Y como Pedrerol tiene la piel muy fina, luego ha ido a por Edgar Davids, que en una entrevista a una televisión extranjera se ha atrevido a dudar de la calidad de Cristiano Ronaldo, ha dicho que sólo es un atleta, que trabajando se puede llegara ser como Cristiano, pero nunca como Messi y que a él no le había costado mucho defenderle. Y Pedrerol se ha lanzado en tromba a por él. ¿Quién se habrá creído que es para no hablar bien de Cristiano Ronaldo? Esa piel tan fina que tiene Pedrerol con lo suyo -lo suyo es lo de Florentino Pérez- es la misma que acepta descalificaciones, críticas despiadadas e incluso burlas cuando la víctima es Leo Messi, Neymar o Luis Suárez, el gordo en otro tiempo. Con esos sí se atreve Pedrerol. Con esos no necesita sentencias de nadie porque para juez ya se basta él. Incluso anima al personal a que claven el cuchillo. Pero a Cristiano ni tocarlo. Hoy ha remnovido en el archivo buscando mierda contra Davids y la ha encontrado en un Holanda-Portugal de 2004 en el que ganó la selección lusa, con Davids y Cristiano Ronaldo en el campo. Y así ha querido demostrar que Davids miente y que es muy difícil marcar a Cristiano. Cosas de Pedrerol, que lamenta que "está de moda meterse con Cristiano Ronaldo", el mismo que rechaza su micrófono y se burla de sus colaboradores, y que lo de Davids es lamentable y acumula mucho rencor. Le ha llamado "resentido y perdedor". "Cristiano le pasó por encima y le dejó en evidencia. ¡Cuánta rabia contenida! Cristiano se rió de ti y de tejó retratado". Efectivamente, cuánta rabia contenida desde lo más recóndito del sector casposo de la caverna, el mismo que acumula bilis y más bilis mientras se suceden los 2-6, 5-0 y 0-4 que quedan sin respuesta. Y eso genera rabia, rencor, babeo y mucho resentimiento. Pero para eso está Josep Pedrerol, para ejercer el maquillaje y dejar a los "buenos" bien guapos. Al final del programa se ha referido a las esteladas repartidas en Reus. "La mitad las cogían y la otra mitad no. La realidad", ha dicho. Algo hemos ganado. Hace un mes trató de convencernos de que los que cogían las esteladas en el Camp Nou sólo eran cuatro japoneses despistados que desconocían lo que les daba. Cuesta, pero vamos avanzando con Pedrerol. En su realidad los cuatro japoneses se han convertido en la mitad. A veces su realidad distorsionada se acerca a la realidad real. Pocas.

Deja tu Comentario