2012-02-04 09:02 Real Madrid Por: Administrador

Cristiano se ha ganado definitivamente al Bernabéu



Y menos aun cuando todo el estadio sabe que el Madrid pagó casi 100 millones de euros por su fichaje y que llegó con la vitola de grandísima estrella a nivel mundial. Todos esos datos son mirados con lupa por la afición, probablemente, más exigente del mundo. Y como tal, exigen a su jugador, en este caso a Cristiano, que demuestre en cada partido que vale esos 100 millones que todos los socios y abonados han pagado por tenerle en el Real Madrid.

CR7 no entendía que después de meter 40 goles en Liga o anotar el tanto de la final de la Copa del Rey ante el Barcelona el Santiago Bernabéu no se viniera abajo con su sola presencia en cada partido. De hecho, a la segunda o tercera mala acción del portugués, ya escuchaba pitos. Y es que el público de Chamartín si hay algo que no soporta bajo ningún concepto es al jugador ‘figurita’. Eso no lo perdona. Y esa era una característica que Cristiano Ronaldo ha empezado a pulir en los últimos partidos, con el consiguiente cambio de percepción sobre él que se ha ganado en el graderío blanco.

Era muy habitual ver a un Cristiano Ronaldo totalmente desaparecido en tareas defensivas. No presionaba la salida de la pelota, no se tiraba al suelo para recuperar un balón, no perseguía al lateral de su banda cuando éste subía. Todos conceptos defensivos, igual poco importantes para el portugués, pero vitales si uno quiere tener el cariño del campo del Real Madrid. Lo que más enfadaba a la afición blanca era ver como Cristiano perdía la pelota tras el intento de alguna delicatesen y observar cómo se quedaba parado, o simplemente lamentándose por haber perdido esa pelota. Eso ahora ha cambiado.  Cristiano Ronaldo se ha llevado en los últimos -Athletic o Zaragoza- muchas ovaciones al tirarse al suelo para recuperar un balón en la posición de lateral izquierdo. Eso es lo que quiere Mourinho y el Bernabéu de su estrella, que marque todos los goles del mundo pero, siempre, entregándose al máximo y sudando la camiseta.

Al delantero del Madrid, al igual que le pasaba a Karim Benzema, le costó entender el comportamiento de la gente del Bernabéu. Sin embargo, gracias al trabajo de Mourinho, de Zidane y también de Florentino, CR7 ha cambiado su forma de trabajar. Sigue marcando goles, pero ahora además lucha, pelea y defiende. Con esas premisas el Bernabéu le ha vuelto a tener en estima, de ahí los aplausos recibidos en los últimos partidos. Le ha costado, pero Cristiano ya ha entendido al Bernabéu. La relación vuelve a tornarse de amor y deja a un lado el odio.

Deja tu Comentario