La idea original de Cristiano Ronaldo era regalarle un piso a Irina Shayk en la zona más céntrica y cotizada de Lisboa, en el número 238 de la Avenida da Libertade, el equivalente a La Castellana en Madrid. De hecho, ambos decidieron conjuntamente la compra y el piso fue decarado de acuerdo a los gustos de la modelo rusa. Pero la ruptura sentimental de la pareja ha querido que el piso lisboeta se convierte en un regalo de cumpleaños que el propio Cristiano se ha regalado a sí mismo convertido en un pisito de soltero. 

Cristiano Ronaldo ha pagado dos millones de euros por su nueva propiedad, que es un ático de dos plantas y posee ascensor privado



cr7_01

cr7_02cr7_03cr7_04cr7_05cr7_06cr7_07cr7_08cr7_09cr7_10cr7_11cr7_12