2011-11-11 12:11 FC Barcelona Por: Administrador

Cristiano también hace "amigos" en Bosnia



El 2 de septiembre, en Chipre, el público le buscó las cosquillas con gritos de "Messi, Messi". Y él picó: "Los que me cantan esas cosas son unos anormales". Suficiente para que el mundo entero esté sobreaviso y le espere. Y eso es lo que sucedió a su llegada al aeropuerto de Bosnia: más gritos recordándole el apellido del número uno mundial.

Por lo visto, el ídolo de la afición madridista encajó muy mal el recibimiento y en cuanto encontró el primer motivo -alguien le señalaba con un puntero de láser durante el entrenamiento-, le dirigió una peineta obscena y maleducada mientras los gritos de "Messi, Messi" resonaban con más fuerza. Luego se extrañará de que durante el partido sea objeto de abucheos e insultos. Y no se preguntará por qué estas cosas le pasan a él y no a otros, que incluso son mejores que él y gozan de mayor reconocimiento mundial. Alguien en el Madrid debería explicarle que nadie tiene manía a Cristiano Ronaldo, pero sí a su manera de comportarse y de expresarse que, le guste o no, proyectan la imagen de un gran futbolista chulo, prepotente y también, como en este caso, maleducado.



La prensa madridista que le protege le excusa diciendo que le sacan de quicio. A lo mejor sería más justo decir que es él quien saca de quicio a las aficiones rivales y habría que convenir que en su sueldo, que no es pequeño, ya va incluido soportar todo tipo de improperios. Curiosamente los acapara todos él. ¿Por qué será?

 


Deja tu Comentario