2013-11-05 23:11 FC Barcelona Por: Administrador

Cristiano también se gana la repulsa del público italiano



La celebración del gol, reproduciendo su tradicional egoismo y señalándose a sí mismo para mostrar al mundo lo bueno que es mientras se repite para sí: "yo, yo, yo y yo", desafiando al público, retratan a Cristiano Ronaldo. Para unos será un "comandante". Para otros, simplemente un grandísimo jugador al que se le ha subido el ego a la cabeza. Por eso, por esa falta de humildad es imposible que vuelva a saborear la gloria del Balón de Oro que un día le ofreció el fútbol cuando militaba en el Manchester United.

En un momento delicado para él, cuando Blatter le había convertido en un mártir, el público de Turín la tomó con él recordándole su feo comportamiento en el partido de ida y abroncándole en las tres ocasiones que en el partido de esta noche quiso engañar al árbitro haciendo teatro. El colofón fue el gol y su estúpida manera de celebrarlo. Luego dirá que una mano negra le impide ganar el Balón de Oro. A lo mejor es culpa de UNICEF. Todo es posible. Pero lo cierto es que él solito se cierra las puertas del galardón. En Madrid le quieren mucho, pero fuera de Madrid nunca conseguirá despertar la admiración que levanta Leo Messi. Porque no sólo hay que ser bueno y ganar. También hay que ser humilde y saber ganar. Y de eso no sabe. Y eso que gana poco. si llega a ganarlo todo, como Messi, sería insoportable. Todavía más.




Deja tu Comentario