2012-10-04 17:10 Real Madrid Por: Administrador

Cristiano fulmina al Ajax y apunta al Barça (1-4)



Las continuas salidas de futbolistas y el afan emprendedor y de formación constante de futbolistas talentosos y con gusto por el toque de balón han convertido a este equipo holandés en un conjunto que, año tras año, no acaba de entender que aparte de idea futbolística se necesita estabilidad y experiencia para andar por Europa y que no basta con las buenas intenciones. Por quinta vez en tres temporadas intentó jugarle al Madrid como le juega a sus rivales en Holanda, procuró ser fiel a su fútbol y peleó con sus armas... y de nuevo cayó goleado ante un conjunto que primero dispara y después pregunta.

Como el rival jugaba y dejaba jugar, la ausencia de dureza defensiva y los espacios marcaban un choque entretenido y propicio para los talentosos sin confianza, y en esas Kaká se presentaba como futbolista inmejorable para seguir con su reinscerción en el grupo. No pudo firmar ante el Deportivo el brillante encuentro que realizó frente al Millonarios, pero esta noche sí fue incluso mejor contra el Ajax. Hacía tiempo que no se daba un festín semejante el brasileño, que fue la mejor noticia de un Real Madrid que dominó el choque durante 75 minutos y lo pasó mal durante 15 debido a sus pocos, pero preocupantes males, que se pueden resumir en uno: El balón parado.



El Madrid dominó como quiso durante el primer tiempo y pudo marcharse al descanso con más de un gol a su favor. La primera llegada del partido, obra del ex del Liverpool Ryan Babbel, en el minuto 2 y aprovechando un desmarque a la espalda de Arbeloa fue un espejismo para un equipo que en el resto de primera parte tan sólo hizo un disparo lejano y sacó un córner sin consecuencias. Los blancos, por contra, dispusieron de cinco o seis ocasiones claras para marcar.

A los ocho minutos, los de Mou ya habían sacado tres córners. En el minuto 13 Cristiano estrelló contra el muñeco un magnífico balón de Kaká que le dejó delante del guardameta. El propio brasileño pudo marcar dos minutos después, en una acción dentro del área que obligó al portero a estirarse dos veces para sacar el peligro. El '8' fue la mejor noticia para el Madrid durante los primeros 45 minutos. Ágil, con mucha movilidad, cayendo a las bandas y sabiendo leer el partido entre líneas.

Prácticamente todas las acciones de peligro pasaron por sus pies. Le dio un balón a Cristiano en el 35' que el luso remató de cabeza a las manos de Vermeer y en el 38 también participó en una jugada en la que Marcelo disparó cruzado. Y en el 41', Benzema apuró línea de fondo y puso un centro que terminó en gol de Cristiano tras varios rebotes. El 0-1 mandaba a la ducha por delante a los hoy madridistas de verde con toda justicia.



Si alguien esperaba una reacción del Ajax en el inicio del segundo tiempo, lo que se encontraron los espectadores fue una obra de arte. El Madrid robó por enésima vez en dominios enemigos y Kaká, una vez más Kaká desde la frontal, puso otro centro medido. Benzema era esta vez el destinatario, pero el balón se le quedaba atrás. Solución: Golazo de tijera a la media vuelta, sin duda uno que quedará entre los mejores de esta Champions.


 
//


Y entonces, cuando el 0-2 presagiaba una segunda parte de paseo militar, Casillas y Essien se encargaron de poner picante al asunto. El Ajax recortó distancias de forma gratuita en un saque de esquina en el que ni el portero ni el centrocampista supieron atacar el balón, que llegó a la cabeza de Moisander a un metro de la portería. Ni siquiera tuvo que saltar el jugador para enchufarla. La grada, atónita, apenas podía creerlo después de casi una hora de baile rival.

Sucedió entonces lo que Mourinho detesta, que es un partido loco en el que un rival al que has ninguneado se crezca hasta el punto de parecerte peligroso. Eso fue el Ajax durante quince minutos, peligroso, porque a pesar del regalo no hizo demasiado. Sí pudo empatar en una jugada con centro desde la izquierda de Babbel (lo único bueno que hizo en toda la noche) que mandó arriba de forma incomprensible Hoesen con toda la portería para él. Ahí se acabó el susto.

Mourinho reaccionó y cambió a un Kaká exhausto por Özil y a Khedira por Essien, algo perdido después de su fallo. El alemán no llevaba ni cinco minutos en el campo cuando propició el 1-3. Un robo de balón que después se encargaron de conducir hasta la portería contraria Benzema y Cristiano. El último toque del francés dejó en posición propicia al '7' en la frontal, que no perdonó. Disparo potente y colocado a la izquierda de Vermeer. Sólo dos minutos después, CR completó su festín particular elevando por encima del guardameta con nombre de pintor otro pase de Khedira. Para entonces, el Ajax ya estaba completamente descompuesto.

El empate (1-1) entre City y Dortmund deja el grupo encarrilado y al Madrid con la sensación de que pese a tener rivales complicados, sigue siendo el rival a batir también en Europa. Tras cinco partidos, le ha endosado cinco derrotas y un 16-1 al Ajax. Ha marcado 9 goles en sus últimos dos encuentros, seis de ellos de Cristiano, que ha engrasado bien su fusil para el domingo. El Barça espera.


Deja tu Comentario