2015-08-14 22:08 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça de Pedro no es el Barça de Neymar (4-0)



Pedro Riaño

El Barça se ha llevado ocho goles en dos partidos. Cuatro del Sevilla y cuatro del Athletic esta noche. La diferencia es que el Barça al Sevilla le metió cinco y hoy, en San Mamés, apenas ha disparado a  puerta. El Barcelona ha salido con muy poca ambición, consciente de que se trata de una eliminatoria de dos partidos y que nada se resolverá hasta el lunes en el Camp Nou. Los hombres de Luis Enrique se han dedicado a controlar el balón, a poseerlo sin apenas mirar a la portería. Messi ni estaba ni le buscaban.



También es cierto que el Barça ha saltado al césped de San Mamés con demasiadas bajas en el once titular. Al margen de los lesionados Alba y Mathieu y del enfermo Neymar, Luis Enrique ha dejado en el banquillo a jugadores como Piqué, Busquets, Rakitic o Iniesta. Demasiadas ausencias, especialmente en el centro del campo. El Barça ha jugado sin su centro del campo titular y los delanteros lo han acusado, al encontrarse desasistidos sin recibir balones al hueco en condiciones. Rafinha, Mascherano y Sergi Roberto no son Busquets, Rakitic e Iniesta, y el equipo lo ha acusado.

Y al Athletic le ha bastado para inaugurar el marcador un error de Ter Stegen en el minuto 14, saliendo del área a despejar un balón de cabeza de forma innecesaria dejándola muerta para que San Jose rematara a gol desde el centro del campo y a portería vacía. 

Pero el Barça no ha reaccionado. Messi ha seguido desastido y el juego de control barcelonista era demasiado previsible. Apenas un par de detalles en ataque de Luis Suárez han informado de que allí estaba el Barça, que no ha disparado entre los tres palos hasta que Iraizoz le ha sacado de la misma escuadra un lanzamiento de falta directa de Leo Messi en el minuto 45. Sin disparar a puerta era imposible aspirar a ganar el partido.



La segunda parte ha empezado de otra forma, con un balón de Pedro al larguero después de aprovecharse de un fallo defensivo del Athletic que le ha permitido plantarse solo ante Iraizoz. El Barça salió con otras ganas. Seguramente hubo bronca de Luis Enrique. Una asistencia de Suárez a Messi acabó en paradón de Gorka apenas dos minutos después del poste de Pedro. Era la reacción de un Barça herido. Pero también fue un espejismo. Porque el drama no sólo no se solucionaría sino que iría a más.

En el minuto 51 Rafinha dejó su puesto a Iniesta ante la monumental y habitual bronca de San Mamés. Y cuando el Barça parecía más cerca del empate, ha llegado el segundo del Athletic por medio de Aduriz, que remataba de cabeza a gol una asistencia perfecta de Merino.

Luis Enrique ha puesto en juego a Rakitic en lugar de Sergi Roberto, pero un error en cadena de la defensa barcelonista ha permitido a Aduriz marcar su segundo gol ante un Barça que parecía de vacaciones y sin capacidad de reacción.  El Athletic ha respondido con goles a cada cambio de Luis Enrique. Es cierto que el Athletic no ha tenido oportunidades y que se ha limitado a aprovechar las que se le han presentado, pero el Barça no ha sido ambicioso y se ha llevado el castigo que ha merecido su juego.  En el minuto 61, con media hora por delante, se mascaba la tragedia. No se veía capacidad de reacción y sí se mascaba la posibilidad de que el 3-0 se viera ampliado. Y eso es lo que ocurrió. Alves, en una jugada absurda, derribaba a un delantero del Athletic dentro del área. Penalti claro y gol de Aduriz, que lograba así su hat trick. 

Ahora el sextete depende de una gesta, de una hazaña, de un milagro de un Barça al que no se le ve a punto físicamente. Hará falta otra noche mágica, la aportación del jugador número 12 y, sobr todo un cambio radical de actitud. Este Barça de hoy no es reconocible con la marca Barça. Y mucho tiene que cambiar para darle la vuelta al marcador en el Camp Nou. Conclusiones de hoy: Bravo es definitivamente el portero titular de este equipo y Pedro no da la talla para suplir a Neymar. Si la oferta es buena, lo pueden envolver con papel de celofán y enviarlo a Manchester.  Así estará contento.


Deja tu Comentario