2012-04-04 12:04 FC Barcelona Por: Administrador

Un gran Messi pone la quinta semifinal consecutiva (3-1)



Player Video...
//

 

Messi tenía varias cuentas pendientes en el partido de Champions contra el Milan y decidió solucionarlas a las primeras de cambio. Al argentino le bastaron tres aproximaciones al área de Abbiati para abrir el marcador.



Un disparo fue el primer aviso. El segundo una pase de Cesc dentro del área que dejó solo a Leo. El balón se fue por pelos demasiado cruzado. La tercera fue la definitiva. El crack robó un balón a Mexes en el centro del campo y enfiló directo a portería con una velocidad extraordinaria que puso en evidencia al central francés del Milan.

Messi no pudo concretar la jugada, pero Antonini cometió un claro penalti sobre el diez azulgrana. Lanzó y gol 50 en Champions y el 13 esta temporada.

El Barça planteó el partido con un dibujo de 3-4-3 y presionó la salida del rival. Guardiola ya había anunciado antes del choque que para ganar había que marcar  como mínimo dos tantos. Así el guión no cambió cuando Nocerino igualó el partido. Una asistencia de Ibrahimovic facilitó al centrocampista derecho del Milan para batir a Valdés.



Los azulgrana insistieron y fruto del juego ofensivo se produjo el segundo penalti a favor del Barça. Hay diferencia entre el arbitraje español y el europeo y dentro de éste, Kuipers no fue Eriksson y lo que el otro le quitó, Kuipers de buena ley se lo concedió. Vio perfectamente las dos penas máximas a favor del Barcelona.

Nesta agarró con descaro y alevosia a Busquets, tirándole al suelo, en el saque de un córner. Penalti claro y amarilla al central italiano.

Nuevo récord de Messi

Messi fue el encargado de nuevo de lanzarlo, en esta ocasión por el otro lado. Leo seguía saldando cuentas y en esta ocasión le tocó a Altalfini, el delantero, precisamente del Milan, que poseía el récord de goles en Copa de Europa en una temporada, 14.

El argentino no marcó en el tercero, pero asistió a Iniesta en un desafío contra la defensa del Milan. Un trabajo constante del delantero que estuvo incomensurable. Andrés no perdonó y con sangre fría batió a Abbiatti. Un gol que dedicó a su hija Valeria, que cumplía un año.

Control y posesión fue el siguiente paso. Aún y así Ibrahimovic y Robinho llevaron cierto peligro. El brasileño se plantó solo ante Valdés, pero en la jugada anterior se había llevado el balón con la mano. 

El Camp estuvo excelso animando, viviendo el partido y siendo caballeroso con el rival en un ambiente espectacular. El público despidió al ex madridista Seedorf con una sonora ovación y se puso de pie cuando Guardiola cambió a Xavi por Thiago. También apareció Pato, aunque de forma fugaz porque tuvo que volver a marcharse lesionado, entrando otro viejo conocido, Maxi López.

El Milan intentó plantar cara hasta el final y disfrutó de varios ocasiones al contragolpe. El Barça también las tuvo, pero el marcador ya no se movió, aunque la emoción se mantuvo hasta el final.


Deja tu Comentario