2012-04-17 23:04 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid deja que el Bayern llegue vivo al Bernabéu (2-1)



Player Video...
//

 

Desde el primer minuto el Madrid ha denotado seguridad y, sobre todo, superioridad. Los blancos han mandado sobre el terreno de juego ante un Bayern que se ha mostrado muy impreciso en la construcción. Así es como ha llegado la primera de Karim Benzema. El primer disparo del francés lo ha despejado a córner el guardameta Neuer. Pero poco a poco el Bayern ha ido ganando terreno y en uno de sus primeros acercamientos ha llegado el córner fatídico. En centro al punto de penalti ha sido amortiguado por Badstuber con el brazo para que Ribéry perforara la red. Un gol que además de las manos del alemán ha tenido la inestimable colaboración de Boateng, que en fuera de juego posicional no ha dejado actuar a Casillas con normalidad.



El gol ha dejado muy tocados a los hombres de José Mourinho, que de repente se han encontrado con un Bayern cómodo en el resultado y que ahora se dedicaría a esperar. Özil lo ha intentado por la banda derecha mientras Cristiano no encontraba su juego por la izquierda. Di María es el único que ha encontrado el agujero para penetrar en la defensa bávara, pero ha sido en vano, Sólo Benzema ha vuelto a encontrar puerta, pero un espléndido y tranquilo Neuer ha vuelto a atajar, esta vez con facilidad.

Todo estaba abierto para la segunda parte y ninguno de los dos equipos ha defraudado. El control de nuevo ha sido para el Real Madrid. Mourinho ha movido a Özil al centro y se ha notado en el juego de los blancos. El resultado, gol del Madrid en sus mejores minutos. Benzema ha aparecido de nuevo para poner un balón al segundo palo, CR7 ha centrado cuando parecía qeu el balón se perdía por la línea de fondo y Özil, muy atento, ha marcado a placer el empate. La celebración efusiva de los de Mourinho y la del propio míster demostraban la importancia de marcar fuera. De hecho, si no hubiera habido más goles el Madrid ya estaba en la final. Eso ha pensado el cuerpo técnico y ha decidido meter hombres de posesión como Granero y dar descanso a jugadores de ataque como el autor del gol o de Di María.

Pasaban los minutos y poco a poco los alemanes estaban más cansados. Se les notaba en la construcción y en las ocasiones de Mario Gómez, que no acababa de afinar la puntería. Y cuando el empate parecía que iba a ser definitivo los locales han quemado el último cartucho, transformado en un gol de Gómez al límite del tiempo. Un tanto que ha dejado un marcador nada justo para lo que se ha visto sobre el terreno de juego y que deja la eliminatoria demasiado abierta para la vuelta. Pero ahí, con el Bernabéu lleno hasta la bandera y con la afición rugiendo como nunca, el Madrid sellará su billete hacia la final de Múnich.




Deja tu Comentario