2015-01-18 13:01 Real Madrid Por: Administrador

El campeón de invierno sale de Getafe reforzado (0-3)



Sergio Marco

Carlo Ancelotti no está para rotaciones y ha sacado al césped del Coliseo Alfonso Pérez de Getafe a sus mejores hombres. Sin embargo, el Real Madrid no ha ofrecido en la primera parte las buenas sensaciones mostradas en el primer tercio de la Liga, Dominaba el partido, pero si traducir su superioridad en goles. Se acercaba a la portería local con peligro, pero la cosa quedaba ahí. Varias aproximaciones y un poste de Kroos ha sido el bagaje blanco en la primera mitad.



Pero todo ha cambiado en la segunda mitad. El Real Madrid ha salido con más decisión, imprimiendo más intensidad a su juego y con la clara intención de adueñarse del partido dominando en el centro del campo, echando al Getafe para atrás. La charla de Ancelotti en el descanso hizo su efecto y la imagen del equipo ha sido otra. En los primeros compases de la primera parte Benzema y James pusieron a prueba de Codina en dos ocasiones claras de gol. 

Y en el minuto 62 llegó el fruto del trabajo del equipo blanco. Cristiano Ronaldo inicia la jugada por la derecha, centra a Isco, éste envía a Bale, que cede a Benzema para que profundice hasta la línea de fondo. Y allí, con una sangre fría increíble, levanta la cabeza, ve a Cristiano y se la pone para aue remate a bocajarro su gol número 27 en la Liga. El portugués inició la jugada y la acabó. Un gol para enmarcar, un gol muy del Real Madrid. Y ahí se acabó el partido. Al menos para el Getafe.

A partir de ahí, con los deberes hechos, el Getafe ha mostrado su impotencia, su inferioridad ante un equipo infinitamente superior. El Madrid ha dejado a los locales tocar más el balón, buscando su juego de contragolpe. Pero el Getafe ha sido víctima de su propia ambición. Tres minutos más tarde el Real Madrid no ha perdonado la primera oportunidad que se le ha presentado de "matar" en el contragolpe y Bale ha consguido el 0-2 rematando un servicio medida de James a apenas un metro de la portería.



Eso es la pegada del Real Madrid. Se le puede crear problemas encerrándose atrás, pero cuando los rivales intentan crear juego, el Madrid no perdona. Lejos de conformarse, el equipo blanco ha seguido buscando más goles. Ronaldo lo tuvo muy cerca en el lanzamiento de una falta. Y en el minuto 78 llegó el 0-3 tras un gran servicio de James a Cristiano, que de cabeza anotaba su gol número 28. Sin penaltis, sin dudas. Cristiano Ronaldo, a lo grande, ha cerrado muchas bocas mostrando su mejor versión cuando algunos ya empezaban a cuestionarle.

Cristiano se fue de Getafe con 28 goles en su cuenta, justo el doble de la cifra total de goles del Getafe. Esa es la cruda realidad, la realidad que se ha visto plasmada en un campo en el que el Barcelona conoció el sabor del tropiezo. El Madrid alcanza el título de campeón de invierno, sólo un aperitivo de lo que está por llegar. Porque jugando así, se le puede sorprender puntualmente un día, pero nadie ofrece la consistencia y seguridad de los blancos en el campeonato liguero. Si alguien se había hecho ilusiones tras la eliminación copera ante el Atlético, ya sabe lo que le espera en lo que queda de Liga.


Deja tu Comentario