2015-04-14 22:04 Real Madrid Por: Administrador

El Madrid perdona y el Bernabéu decidirá (0-0)



Sergio Marco

El partido ha tenido dos partes bien diferenciadas. En los primeros 45 minutos el Real Madrid ha sido amo y señor de la situación. Con la lección aprendida, los jugadores madridistas han saltado al césped del Calderón dispuestos a dejar sentenciada la eliminatoria y de paso acabar con el gafe que les persigue esta temporada ante elr ival local. Y ocasiones no han faltado. El Real Madrid, con orden y concierto, ha llegado cómo y cuando ha querido ante un Oblak que ha estado inmenso. Le ha salvado un mano a mano a Bale en los primeros compases del partido que pudo haber abierto el cerrojo colchonero y haber cambiado además la suerte del partido, quién sabe si hubiera podido ser el inicio de una goleada.



Pero el gol no llegaba, Cristiano, Benzema, Bale, James desde lejos lo probaban sin suerte. El Madrid tenía al Atlético metido en su área y se aproximaba con facilidad, pero el gol no llegaba. El Atlético no inquietó en toda la primera parte salvo en un chut lejano de Griezmann que atajó Casillas. El Madrid mandaba en el centro del campo, con un Modric imperial bien secundidado por Kroos. Todos los intentos de avance colchonero se topaban con un muro infranqueable blanco que dejaba muy aislados a sus puntas. Griezmann y Mandzukic apenas olían la pelota porque el centro del campo atlético estaba colapsado por la tela de araña que había tejido Ancelotti en esa zona.

Atrás Ramos y Varane peleaban con la furia rojiblanca, que atacaba con todo, dejando el pie, la cabeza y lo que hiciera falta. Tras el descanso, el Atlético salió con eso que ahora llaman "intensidad", dispuesto a hacerse con el mando del partido por lo civil o por lo criminal. Mandzukic se las tuvo con toda la defensa madridista y en uno de sus forcejeos salió herido de forma aparatosa en la ceja, pero todos los defensas blancos sufrieron las caricias de este futbolista que puede conseguir que a Diego Costa le recordemos como un angelito.

El Madrid, en la segunda mitad se ha vuelto más conservador, ha renunciado a buscar el gol con el mismo ímpetu de la primera mitad y ha acabado cediendo terreno a un Atlético que tras el descanso si se ha acercado con peligro a la portería madridista exigiendo a Casillas intervenir con paradas de mérito. Ancelotti ha puesto en juego a Isco para ganar en posesión y a medida que pasaban los minutos el Madrid se ha ido conformando con el empate, el Atlético ha intentado obtener alguna ventaja para acudir al Bernabéu, pero finalmente el recinto blanco decidirá el semifinalista.



Esta vez no se trata de remontadas ni de gestas heróicas. Basta con marcar un gol más que el Atlético, algo que no parece difícil con este Real Madrid que va a más y este Atlético que va a menos. Además, los blancos tendrán un ambiente favorable que nada tendrá que ver con los insultos que ha recibido en el Calderón, que la ha tomado especialmente con Cristiano Ronaldo. El Real Madrid tendrá el próximo miércoles la gran oportunidad de volver a apear al Atlético de Madrid, por segundo año consecutivo, de su sueño europeo.

La semifinal espera al campeón de Europa.


Deja tu Comentario