2014-09-24 22:09 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça se estrella ante el muro malagueño (0-0)



Pablo Rojas

Esta vez no pudo ser y el Barça no pudo derribar el muro defensiva que puso el Málaga de Javi Gracia, y finalmente solo pudo sacar un empate (0-0) de La Rosaleda. No fue la noche de ninguno de los atacantes azulgranas, que apenas consiguieron inquietar a Kameni.



El partido comenzó complicado para los azulgranas. El conjunto malacitano puso delante del área un 4-5-1 con su hombre más adelantado a 30 metros de su portería en lo que se esperaba otro partido parecido al de Basilea, el Málaga al igual que los chipriotas regaló las bandas a los azulgrana y buscó la contra en el menor número de pases posible.

Y, de hecho, tuvieron la primera oportunidad del partido en el minuto siete cuando Kameni con un saque largo ponía a Amrabat entre Piqué y la portería. Su disparo tras recortar al azulgrana acabaría en la manos de un seguro Claudio Bravo.

Por parte azulgrana mucha posesión pero muy poca profundidad. Apenas dos ocasiones de peligro en todo el primer tiempo y ambas calcadas, centro desde la izquierda y a esperar a Leo Messi. En la primera remató con el escudo fuera por muy poco y en la segunda no alcanzó a rematar en el segundo palo cuando el balón ya había superado a Kameni. Los malacitanos estaban cumpliendo su plan.



En el segundo período el Barça mejoró, aunque para ello debió sufrir los primeros cinco minutos de la reanudación con un Málaga presionando muy arriba. Cuando dio el bajón físico el Barça pudo encontrar el ataque. Luis Enrique se la jugó con Sandro y Munir por Neymar y Pedro a falta de media hora y los canteranos tampoco supieron encontrar el gol aunque subieron la intensidad defensiva del colectiva.

De Cabeza Marc Bartra estuvo a punto de abrir el marcador en el 61 y diez minutos más tarde era el Málaga quien tenía la ocasión más clara del partido cuando de falta Claudio Bravo tuvo que lucir reflejos y despejar al poste un disparo potentísimo. Tras ese susto Luis Enrique decidió cambiar a Douglas, autor de la falta que había ocasionado peligro y ya con amarilla, para que entrara Adriano y el conjunto azulgrana vio una mejora muy sensible.

Piqué tuvo la más clara del Barça en un córner cuando remató y Kameni ya superado sorprendió haciéndose con la pelota. El colegiado había señalado falta del central. De ahí al final chispazos individuales sobre todo de un Messi que no tuvo su día aunque pudo expulsar a Weligton, quien le agredió, pero el árbitro solo le enseñó una amarilla.



Deja tu Comentario