2015-05-17 19:05 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça canta el alirón donde más le gusta, en Madrid (0-1)



Fede Peris

El Barça no pierde el tiempo y ha salido del Calderón como campeòn en la primera opción que se le ha presentado. El Barça le devuelve así la pelota al Atlético, que tal día como hoy hace un año ganó la Liga en el Camp Nou. Un golazo de Messi ha sido suficiente. El Madrid, con Cristiano y sus hat tricks, se ha cebado con el Espanyol. De nada le ha servido porque su guerra la ha perdido con los grandes.



Luis Enrique no ha querido arriesgar con Luis Suárez y  ha puesto en juego a Pedro acompañando a Messi y Neymar en la punta de ataque. El Barça ha salido al Calderón a jugar sin prisas, pero sin pausa. Ha controlado el juego limitando la suerte del Atlético a sus contados contrgolpes. El Barça no sólo tenía la posesión del balón sino que lo recuperaba en cuanto lo perdía, impidiendo al equipo colchonero dar tres pases seguidos. Sólo un susto, en el minuto 9, cuando Claudio Bravo ha salvado con una mano prodigiosa.

Con lo que no contaba el Barça, ¿o sí?, es que Undiano Mallenco, el inefable Undiano, el gran "ayudante" del Real Madrid, que convertiría en jugador rojiblanco para aguarle la fiesta al Barcelona. Una mano clamorosa de Juanfran a remate de cabeza de Messi dentro del área no la vio Undiano. Y eso que estaba a tres metros de la jugada. Era el minuto 19. Y no contento con su fechoría, en el 29 se comió un agarrón flagrante de Godín a Alves dos metros dentro del área y lo sacó fuera. ¡Qué vergüenza! Ni con la Liga prácticamente decidida dejan al Barça tranquilo. ¿Era Undiano el clavo ardiendo al que se agarraba el Real Madrid?

Lo cierto es que el partido llegó al descanso con empate a cero. El mismo resultado que se daba en Cornellá. Por tanto, el Barça ya era campeón en el descanso. El Barça había dominado el partido y había tenido las ocasiones más claras. Tras el descanso el partido ha discurrido por una fase insulsa hasta que a los 20 minutos ha llegado una de esas obras de arte de Leo Messi, una más, esta vez haciendo la pared dentro del área con Pedro para sacar un disparo cruzado ante el que nada ha podido hacer Oblak. El Madrid había marcado unos instantes antes, pero este Barça no se asusta. No dependía de nadie más que de sí mismo y ha hecho en Madrid lo que mejor sabe hacer, lo que ha hecho durante todo el año, ganar.



Ni los vivas a España lanzados desde la grada han servido para espolear ante un Atlético que ha saltado al césped con la cara de la derrota en el rostro. Empató el Espanyol. Volvió a marcar el Madrid. Era igual. El Barça tenía la Liga bajo control.  Mathieu entró por Alba y Xavi por Iniesta, que se llevó una emocionante ovación del público del Calderón. El Barça ha seguido disfrutando de las mejores ocasiones y dejando claro por qué está 16 puntos por encima del Atlético. Esa es la diferencia.

Al final, lo de siempre cuando el Atlético está delante, marrullerías, patadas, provocaciones, caza a Neymar y a Messi. De nada les ha servido. Sólo para perder una vez más ante el Barça esta temporada. Tanta frustración en la capital justifica el grito de "Juve, Juve" con el que el público del Calderón saludó al nuevo campeón. Qué mal lo llevan.

 


Deja tu Comentario