2014-10-25 17:10 Real Madrid Por: Administrador

El Real Madrid se da un homenaje ante Barça (3-1)



Pepe García

La primera parte del Clásico fue una oda al ritmo. Como si se tratara de un buen libro de ficción el partido dispuso un elemento de intriga en el inicio y en el minuto tres de juego el Barça ya se había adelantado en el marcador gracias a Neymar. El Real Madrid debería saber cómo detener un tridente ofensivo del conjunto azulgrana inédito y muy peligroso.



Neymar, el más goleador de los tres en este inicio de temporada, recibió un buen pase de Luis Suárez y el brasileño con una doble finta dejó en evidencia a Carvajal y Pepe antes de colar la pelota por el palo izquierdo de Casillas.

Tras el tanto el Real Madrid como buena novela presentó a sus protagonistas y pese a la precipitación su elevado ritmo rebasó al Barça. Benzema fue el ejemplo claro de esos minutos de excesiva adrenalina blanca. El francés estuvo a punto de anotar en el área chica tras un pase de la muerte de Marcelo pero éste le superó, sin embargo, dos minutos más tarde pudo hacer el empate en hasta dos ocasiones en la misma jugada, primero al rematar de cabeza al travesaño y en el rechace la estampó en la cruceta.

El Barça recuperó algo el aliento cuando Messi puso a prueba primero los nervios del Bernabéu al lanzar fuera y posteriormente a Iker Casillas con un remate a bocajarro que obligó al meta a hacer uno de sus milagros.



Pasada la media hora cambió el partido por completo cuando Gerard Piqué hizo un penalti a interceptar con la mano un pase de Marcelo en el interior del área. Cristiano Ronaldo no desaprovecharía el regalo y acabaría con la racha de imbatibilidad de Claudio Bravo con su gol número 16 en 9 partidos.

Ese tanto le dio tranquilidad a los blancos y tras el descanso acabó de sentenciar el encuentro. A los cinco minutos de la reanudación Pepe encontraba uno de los puntos débiles del FC Barcelona y en la salida de un córner firmaba el 2-1. El portugués remató solo en el segundo palo tras un buen trabajo de pantallas por parte de su compañeros.

Antes de tirar la toalla el Barça puso a prueba a Casillas gracias a un zambombazo de al ángulo del francés que el meta salvó con una espectacular palomita.

La sentencia blanca llegaría con un córner mal tirado de Rakitic que aprovecharon los blancos para lanzar un contrataque en el que Iniesta y Mascherano hicieron un esperpento e Isco entendió como la posibilidad de hacer el 3-1 y pasó a Cristiano que cedió a James y éste filtró para que Benzema la cruzara y convirtiese el tanto ante la salida de Bravo.

De ahí al final vaivénes. El Real Madrid cómodo y el Barça a ratos bien ofensivamente y viviendo defensivamente del acierto individual de Mascherano y Mathieu. Los blancos se echaron algo atrás pero crando la sensación de peligro en cualquier intento de contraataque. El conjunto blanco ya había cumplido y estaba a gusto, el golpe estaba hecho y la Liga se aprieta. El Real Madrid está de vuelta.



Deja tu Comentario