2015-01-10 17:01 Real Madrid Por: Administrador

El Real Madrid vuelve a ponerse el traje de líder intratable (3-0)



El Espanyol se ha ido del Bérnabéu con tres goles en el zurrón. James, Bale y Nacho han rubricado el triunfo blanco y han puesto orden en la Liga. Algunos se las prometían muy felices tras las tres derrotas consecutivas del equipo de Ancelotti. Pero hoy el Real Madrid ha cerrado muchas bocas. Era necesario dar un golpe en la mesa para dejar bien claro quién es el dueño esta Liga, y el Madrid lo ha hecho para recordar a todos que el líder no está para tonterías, ni está fundido ni llega justo de fuerzas al tramo decisivo de la temporada.


El Espanyol en ningún momento ha dado la sensación de poder dar una sorpresa en el Bernabéu. Y muy pronto el equipo de Ancelotti se ha encargado de encarrillar el partido con un gol de James, que ha aprovechado una extraordinaria asistencia de Cristiano Ronaldo. Poco después, en el minuto 27, ha llegado el 2-0 por medio de Gareth Bale, que ha ejecutado de manera magistral el lanzamiento de un golpe franco. Y ahí se ha acabado el partido. El Madrid se ha gustado y el Espanyol se ha limitado a aguardar pacientemente el final del encuentro confiando en una penitencia leve, que al final se ha quedado en un 3-0, dado que Nacho ha estrenado su cuenta goleadora en el minuto 31 de la segunda parte aprovechando un pase de Arbeloa y cerrando la cuenta madridista. El 3-0 hacía justicia a los merecimientos de uno y otro equipo y confirma al Real Madrid como líder estable en la clasificación.




Pero antes, Cristiano Ronaldo, que hoy no ha marcado, ha gozado de su cuota de protagonismo. Ha dado una excelente asistencia de gol a James Rodríguez y se ha enfadado con Bale por no buscarle en una clara ocasión de gol que el galés ha errado por preferir acabarla por su cuenta. Cristiano se ha enfadado y el Bernabéu también, que de la misma manera que ha premiado el golazo de Bale, le ha recriminado su individualismo en esta acción. 
Cristiano, muy activo todo el partido, se ha encargado de animar al público contra el árbitro por la injusta expulsión de Contrao en el choque limpio con un rival en el que ambos iban a por el balón.


Lo importante es que el Real Madrid se ha reencontrado con la senda ganadora metiendo presión a sus dos rivales, Barcelona y Atlético de Madrid, que mañana se enfrentan en el Camp Nou. La victoria del Real Madrid ante el Espanyol añade un plus de nerviosismo a sus rivales, que no tienen margen de error ante la campaña triunfal del equipo blanco.


Deja tu Comentario