2015-11-03 23:11 Real Madrid Por: Administrador

Este Real Madrid gana hasta sin querer (1-0)



Sergio Marco

Objetivo cumplido, sí. Pero a medias. Un Real Madrid-PSG es uno de los mejores partidos que se pueden ver hoy en día en Europa y el equipo blanco no ha estado a la altura de lo que puede esperarse del líder de la Liga española. El PSG ha tenido a su merced a los blancos en la primera mitad. Ha dispuesto de hasta seis ocasiones claras de marcar, pero ha perdonado. En cambio, un rechace del portero Trapp a disparo de Kroos ha ido a parar a Nacho, que ha ido a buscar con fe la pelota que se iba a la línea de fondo y de volea ha empalmado un disparo colocado que ha sorprendido al meta alemán, que no se lo esperaba.



Era el minuto 35. Hasta entonces, el PSG se había adueñado de la pelota, quedándose el Madrid atrás esperándole y a verlas venir. La estrategia ha salido bien, pero no por méritos madridistas, sino porque el PSG ha perdonado. Ha tocado más el balón, ha disfrutado de mayor posesión, ha llegado con más facilidad y ha tenido más oportunidades que el Real Madrid, pero ha perdonado y, en cambio, el Real Madrid ha sabido sacarle rendimiento a su oportunidad traducida en gol.

Benítez, que sabe lo que cuesta sacar un partido adelante en la Champions League, que ganó con el Liverpool, ha echado el equipo para atrás y se ha limitado a contener al rival, Y lo ha hecho bien. En la primera mitad el PSG ha llegado como y cuando ha querido. Pero ni Ibrahimovic, ni Cavani, ni Di María ni Matuidi han sabido aprovechar sus oportunidades.

En la segunda parte ha cambiado el panorama, el Real Madrid ha defendido más arriba y no ha dejado llegar al PSG a su área con la facilidad de la primera mitad. El ritmo del partido ha bajado y de ello se ha aprovechado el equipo blanco, que perdió en el minuto en el minuto 33 a Marcelo -su sustituto lograría el tanto de la victoria dos minutos después- . Antes, en el minuto 17 se había ido Verratti víctima de un mal gesto.



El Madrid se limitó en la segunda parte a jugar con orden y de manera muy disciplinada. Pero eso, para un público tan exigente que como el del Bernabéu no es suficiente. Hoy no ha aparecido Cristiano Ronaldo, que ha echado en falta a Bale, Benzema y James, tres titularísimos que hoy lo han visto de lejos. Y el público se ha cebado injustamente con el portugués por un pase defectuoso. Luego, en los últimos minutos los silbidos se harían extensivos a todo el equipo. Benítez había puesto en juego a Lucas Vázquez y Kovacic para amarrar el marcador y los aficionados no lo han entendido. El Real Madrid es tan grande que no tiene suficiente con vencer, necesita convencer.

Y El Real Madrid de Benítez ha vencido, pero no ha convencido. El juego desplegado ante el PSG deja abiertas muchas dudas. No queremos ni imaginar lo que podría haber pasado si en lugar de Ibra, Cavani o Matuidi hubieran sido Neymar , Suárez o Messi los que estaban allí. ¿Habrían perdona igual? Lo importante es que el partido de hoy sirva de experiencia para no caer en los mismos errores en el futuro. Lo mejor, el resultado. Pero la grandeza del Real Madrid no se ha cimentado a lo largo de la historia con unos a cero y aguantando el resultado atrás. A Cristiano Ronaldo hay que buscarle más y mejor. Y el centro del campo ha estado espeso. Ni Kroos, ni Modric, ni Casemiro, ni Isco han aportado la magia que necesita el portugués para sacar su chispa.

Pero, con todos los inconvenientes que queramos añadirle a la victoria, lo importante es que los tres puntos se quedan en casa, que el Madrid ya está en octavos y que la alcaldesa Carmena ha debutado en el palco del Bernabéu con buen pie.


Deja tu Comentario