2015-10-03 17:10 FC Barcelona Por: Administrador

Sin Messi ni defensa no hay paraíso (2-1)



Aleix García

La peor versión que hemos visto en lo que llevamos de temporada del Barça. Como viene siendo habitual, en la primera parte del encuentro no consiguió marcar un solo gol y la defensa brilló por su ausencia: Bravo se creció y salvó en más de una ocasión los muebles. Pero en la segunda mitad, el Sevilla estuvo mucho mejor, le propuso un juego de contra-golpe al conjunto azulgrana que fue aceptado, y consiguieron el 2-1 final. Después del gol de Neymar, el Barça estuvo mejor, pero no tuvo nada de suerte de cara a puerta.



El FC Barcelona comenzó la primera mitad algo dormido. El conjunto azulgrana tenía la posesión, pero el Sevilla estaba bastante crecido delante de su público, que a cada balón que tocaba un culé, sonaba una gran pitada. Nada más empezar, Iborra ya tuvo una ocasión de peligro, pero Bravo no tuvo demasiados problemas en detener el esférico. Minutos más tarde, llegó la primera jugada peligrosa para el Barça, donde Neymar se vistió de Messi y estuvo a punto de conseguir el primer tanto.

Munir estuvo bastante serio, creando peligro, pero sin tener suerte de cara a puerta. El Sevilla avisó de nuevo mediante Gameiro y Krohn-Dehli, pero al igual que el conjunto culé, sin demasiada suerte. Una de las ocasiones con más peligro de toda la primera parte llegó en el minuto 14, por parte de Luis Suárez, pero no supo aprovechar una gran acción de Neymar. En el 25’, Neymar hizo acto de presencia de nuevo con un gran disparo de falta, que tocó en el palo de Sergio Rico, y se paseó como si nada por la línea de la portería sevillista: Piqué estaba delante, pero se quedó mirando.

La segunda parte comenzó como la primera: el Barça dormido, y el Sevilla atacando. El ex del Celta, Krohn-Dehli consiguió rápidamente el 1-0 en el minuto 52 tras una gran jugada personal de Kevin Gameiro y puso en aprietos a la defensa azulgrana. Minutos más tarde, Vicente Iborra anotó el segundo del encuentro para el Sevilla, en el 59’. Neymar, en el minuto 73, se aprovechó de un penalti inexistente que estuvo a punto de atajar Sergio Rico.



Tras el gol de Neymar, el FC Barcelona se creció. Tuvo varias ocasiones de peligro, sobre todo por parte de Suárez y Neymar. Pero en el minuto 80 llegó la más clara sin duda alguna. Sandro Ramírez no aprovechó un balón en el que tenía que empujar para el centro, y envió su disparo al palo de la portería sevillista. Después de muchas ocasiones, el partido terminó yendo a menos y acabó con el definitivo 2-1.


Deja tu Comentario